El balcón

La rata desluce las Cinco Llagas

Nieto, del PP, es el único portavoz de los cinco grupos que sobrevive en el cargo. El oficio, desgasta. Poca broma

Una rata y 19 votos en blanco han despedido el miércoles a Susana Díaz del Parlamento andaluz después de 13 años de diputada, de los que cinco y medio fue presidenta de Andalucía. Su marcha al Senado es airosa para la poderosa líder socialista venida a menos, que aspiró sin éxito al trono de Ferraz con la mirada en La Moncloa. De la legión que le bailaba el agua aún le quedan partidarios. Y enemigos: además de los once diputados de Vox, hay candidatos en todos los grupos para el resto de votos en blanco.

A este digno destierro no lo ha acompañado la puesta en escena. Un chusco incidente de tres minutos deslució la sesión: la irrupción de una rata en el hemiciclo de las Cinco Llagas cuando iba a comenzar la votación. El guion fue cinematográfico. La cara de sobresalto de Marta Bosquet y su grito "¡¡¡aaahhh!!!"; la huida en pánico de la diputada de Vox Ángela Mulas, que llegó de su escaño a la puerta en 10 segundos, dispuesta a todo por la patria menos a enfrentarse al roedor, o la heroica intervención del vicepresidente Marín, enfrentándose al animal hasta ahuyentarlo, para que fuese sacrificado fuera con un recogedor de basura.

Aunque en ningún momento se ve a la rata en imagen, el episodio ha dado la vuelta a España por televisiones y redes. Se oyen voces como "pobrecilla", no se sabe si dirigidas a la sofocada Bosquet o al asustado mamífero. La presidenta, muy alterada, pedía sin embargo "tranquilidad" a sus señorías. Calma que sólo llegó cuando alguien respondió afirmativamente a la pregunta "¿os la habéis cargado?". En fin, el divertido asunto dio vidilla al último pleno del Parlamento de la temporada. Aunque en nada puede compararse al evento mediático mundial que fue el ataque de risa colectivo en 1994 cuando se votaban enmiendas a los presupuestos de la Junta. Los intentos del presidente Diego Valderas y de la secretaria Chiqui Gutiérrez del Álamo de guardar la compostura mientras se partían de risa provocaron la hilaridad de los presentes y de espectadores de todas las latitudes.

Además de la despedida de Díaz, Ciudadanos ha destituido a Sergio Romero, el más antisocialista de los portavoces de las tres derechas. En unos meses han dejado sus portavocías Hernández de Vox, Díaz del PSOE y ahora Romero de Cs. Antes, Rodríguez abandonó Podemos y Maíllo se retiró. Nieto, del PP, es el único superviviente de los voceros que empezaron la legislatura. El oficio, desgasta. Sobre todo a la oposición y a los socios del gobierno popular. Poca broma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios