Una preocupante constatación

Editorial

La difusión de un vídeo en el que narcos del Estrecho trasladan a la costa andaluza a inmigrantes exige una investigación oficial

17 de septiembre 2018 - 01:31

La difusión en las redes sociales de un vídeo que constata que miembros de una organización de narcotraficantes de las que operan en el Estrecho de Gibraltar trasladan en una de sus lanchas rápidas a inmigrantes desde Marruecos a las costas andaluzas no es una anécdota que tomar a la ligera, sino una preocupante realidad que, cuando menos, requiere una investigación oficial. El vídeo en cuestión muestra a inmigrantes, a los que se hace mirar a la cámara, saltando al mar en una playa española y en él puede verse que la embarcación usada es del mismo tipo que las que usan las redes de tráfico de hachís, dotadas de potentes motores fueraborda. La propia Asociación Unificada de la Guardia Civil ha contribuido a difundir este vídeo y a alertar sobre los vínculos entre los narcotraficantes y las mafias que se dedican a la trata de seres humanos. Este colectivo de miembros de la Benemérita lo considera una prueba más de la dimensión que ha tomado el narcotráfico en el entorno de Gibraltar, convirtiéndose cada vez en un mayor problema que exige la reacción por parte del Poder Ejecutivo. Para los guardias civiles no hay duda de que existe un nexo entre la delincuencia que introduce ilegalmente droga y la que lo hace con personas que quieren llegar a Europa en busca de una vida mejor. También el Gobierno marroquí, tras conocer el vídeo, ha admitido que hay una "colusión" entre ambos tipos de redes criminales, según reconoció el ministro-portavoz del país vecino, Mustafa el Khalfi. Menos contundente ha sido el Gobierno español, que, aunque reconoce la coincidencia del tipo de material que usan los narcotraficantes en esta escena de traslado de inmingrantes a Andalucía, sostiene que no ha observado "relaciones entre el narcotráfico y la inmigración", según declaró el delegado del Ejecutivo central en la comunidad, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Quedarse en esa falta de observación parece poco prudente. Los hechos requieren de una investigación oficial y la máxima cooperación entre España y Marruecos para indagar y, actuar si se confirma, hasta qué punto están interconectados estos tráficos, ambos ilícitos. La mutación que en los últimos años ha tenido el narcotráfico radicado en el Campo de Gibraltar, con organizaciones con miembros más jóvenes, armados y envalentonados hasta el punto de atacar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, es un indicio de que no sirven las convenciones de antaño. Que la delincuencia una narcotráfico e inmigración irregular agravaría aún más los problemas que ambos fenómenos ya provocan por separado en el Estrecho. Por eso investigar sus vínculos es una obligación que no debe soslayarse y una vía para ayudar a atajarlos.

También te puede interesar