FLAMENCO

Sara Sánchez, la bailaora 'influencer'

  • La joven de Motril se ha convertido en un fenómeno de masas en redes sociales gracias a sus vídeos con coreografías flamencas

Sara Sánchez bailando en un espectáculo

Es un terremoto de pasión por el baile. El flamenco le inspira a su vida unas emociones que sus pies expresan a través de la alegría, la fuerza, la rabia y el dolor, sensaciones que Sara Sánchez  saca desde dentro haciendo del baile una fiesta.

Nacida en Motril (2004), pero de alma gaditana, la bailaora es una artista con una proyección enorme. Ha trabajado en diferentes escenarios nacionales e internacionales además de revolucionar las redes sociales de Instagram y Facebook con sus videos, unas grabaciones en las que a través de su desparpajo y el amor por el baile llaman la atención de todo el mundo incluso de artistas como Alejandro Sanz o Pablo Alborán.

Derrocha simpatía en sus palabras y sobre todo ilusión por seguir creciendo en el baile, además de aprender cada día, un aprendizaje que el día de mañana le permita compartir escenarios con los más grandes.

"Durante el confinamiento comencé a grabar cosas en casa y como a la gente le gustaba, he seguido grabando vídeos"

Hija de madre bailaora, sus días comienzan al ponerse unas zapatillas de andar por casa que son el primer vehículo de su compás. "He tenido la suerte de nacer en una familia flamenca. Es lo que siempre hemos escuchado en casa y el baile siempre me llamó la atención. Mi madre veía que cada vez me gustaba más y comencé a tomar clases, apuntarme a cursillos hasta que se ha convertido en lo que realmente me apasiona en la vida”.

Y es que es esa conexión tan especial la que brilla en la mirada de Sara Sánchez cuando se pone a bailar, una emoción que se transmite al espectador cuando mira sus vídeos. "Cuando bailo conecto con mi esencia, se me olvida todo. El baile es mi verdadero yo, mi calma, mi alegría…lo que mi boca no puede expresar lo hago con el baile”.

Empezó hace seis años a estudiar la carrera profesional de danza en el conservatorio, estudios que actualmente está terminando, pero con la mirada puesta en seguir formándose. "Bailar es a lo que me quiero dedicar. Cuando termine este año quiero seguir explorando otras artes como el dramático. Me gusta mucho la dirección de escena, el poder crear proyectos. Hay que seguir bailando, aprendiendo y formándose en todo lo que se pueda aprender”.

Sus videos son una auténtica revolución de talento, compás y alegría para quien los ve. Desde la prestigiosa serie 'La Casa de Papel' hasta marcarse un reto con el coreógrafo Rafael Estévez, su cabeza está siempre proponiéndose cosas a ella misma. "Fue a raíz de la cuarentena cuando empecé a hacer los vídeos. Siempre subía cosas de mis actuaciones, pero a raíz del confinamiento me puse a hacer cosas en casa. A la gente le gustaba lo que hacía, me ponía a bailar en la cocina, a coger canciones y bailarlas…soy una chica muy inquieta y me gusta que todo esté relacionado con el baile”.

Sara Sánchez es felicidad pura, su sonrisa se dibuja en una mirada, la que tiene cuando despliega sus pies sobre cualquier lugar. "Siempre he soñado con llevar mi propia compañía en el futuro. Me gusta crear sin parar, pero lo que venga bienvenido será. Siempre que me llamen para algo allí estaré”.

'Óbices' es precisamente el primer proyecto creado por la bailaora. Una obra que representa la superación de cualquier obstáculo y el aprendizaje mediante las adversidades de la vida para seguir creciendo. Cargada de flamenco, sensibilidad y armonía, espera poder llevarla a diferentes rincones del mundo.

Jerez es una ciudad que le toca el alma, por sus cantes y arte jondo. "Me encantan los Moneo, los Zambo, los Carrasco…siempre estoy viendo sus vídeos y bebiendo de ellos. A mis padres siempre les digo de ir allí y beber de la fuente flamenca de Jerez porque es un aprendizaje completo”.

Entre sus anécdotas profesionales está la de haber salido al escenario con Pablo Alborán, cantante al que le bailó mientras le cantaba y con Alejandro Sanz, artista que admira con todo su corazón. "Vio un video mío bailando en zapatillas y me llamó para que fuera a bailar. Fue un sueño cumplido aquello que ocurrió en 2019”.

Sara Sánchez es una de las bailaoras con más proyección y desparpajo que se avecinan, un volcán de compás que dará mucho que hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios