Cofradías

El nuevo consejo podría plantear un adelanto en el Viernes Santo

  • La llegada de las cofradías al palquillo una hora antes haría posible que la Piedad cumplimentara con su estación en la Catedral

Cuerpo de acólitos que antecede al Santo Entierro de Cristo.

Cuerpo de acólitos que antecede al Santo Entierro de Cristo. / Manuel Aranda (Jerez)

El nuevo consejo de la Unión de Hermandades que presidirá José Manuel García Cordero se está planteando adelantar una hora como mínimo el paso de las cofradías por la carrera oficial en la jornada del Viernes Santo. Si el consejo de Dionisio Díaz consiguió que la llegada de la primera cofradía al palquillo fuera sobre las 18,15 horas todos los días a excepción del Jueves Santo —jornada que necesitaría un estudio también pormenorizado por las singularidades que  mantiene—, ahora se contempla la posibilidad de que la salida de las cofradías del Viernes Santo se adelantara con el fin de pasar antes por la Catedral para que la Piedad pudiera llegar a una hora más temprana a la capilla del Calvario.

Hay que recordar que fue en el año 2019 cuando el obispo José Mazuelos acordó junto con la Unión de Hermandades y la hermandad del Calvario que esta corporación cumplimentara con la estación de penitencia en la plaza de la Asunción. Era un proyecto que no se llegó a llevar a cabo tras la suspensión de la Semana Santa de 2020. Por tanto se trata de una prueba que quedó inédita.

El adelanto propiciaría que las hermandades de la Exaltación y el Cristo de la Expiración salieran más temprano de sus templos. Además, se invitaría a la hermandad de San Telmo a que su paso por la carrera fuera más rápido para no provocar retrasos de las hermandades que vienen por detrás.

Para Enrique Espinosa, hermano mayor de la hermandad de la Piedad, se trata de “una posibilidad que se podría contemplar. Cualquier fórmula puede ser buena si facilita que nuestra recogida sea sobre las dos de la mañana que, siendo ya muy tarde, al menos se podría aceptar. Lo que la hermandad no puede admitir es que nos recojamos a las cuatro de la mañana”, sostiene Enrique Espinosa. La Piedad podría aceptar algún tipo de cambio que la llevara hasta la Catedral “con la condición de salir mucho más temprano del primer templo”, afirma el hermano mayor.

El Sábado Santo

Con la llegada del nuevo obispo, muchos cofrades quieren poner de nuevo sobre la mesa la posibilidad de un Sábado Santo con procesiones. El hermano mayor de la Piedad es tajante: “Jerez no tiene tradición de Sábado Santo. Eso se produjo durante algunos años y fue un fracaso. Nosotros queremos seguir en la jornada del Viernes Santo. El Sábado Santo se aceptaría solo por imposición de la autoridad eclesiástica. Claro que para eso también tendrían que apuntarse un grupo de cofradías porque no íbamos a ser nosotros los únicos que estorbásemos en el Viernes Santo. Eso quizá ya es más complicado que otras aceptaran”, comenta Enrique Espinosa. Por otro lado, el hermano mayor afirma que “el debate del Sábado Santo me aburre y me cansa”.

La desaparición del Sábado Santo en la ciudad vino como consecuencia de la poca afluencia de público en las calles en esta jornada según comentan cofrades que recuerdan aquella época. Fue en los años ochenta cuando don Rafael Bellido Caro, primer obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, eliminaba las procesiones para siempre en esta jornada. Y lo hacía con el argumento de que no podía haber un pueblo que ya celebraba la Resurrección del Señor mientrsa que otro resto sigue recordando el entierro de Cristo. Era como una contradicción para el prelado de la localidad de Arcos de la Frontera.

Posteriormente, los obispos del sur decidieron que solo se contemplaría esta jornada de luto en poblaciones que tuviera un gran arraigo y acervo.

José Rico Pavés tendrá sobre la mesa la clásica reivindicación cofrade del Sábado Santo. Ahora toca saber si finalmente el nuevo obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez hace caso omiso a los obispo del sur y abre el melón de esta jornada o si se prosigue con una respuesta colegiada llevando a cabo la determinación de los obispos de Andalucía de solo tener pasos en las calles en ciudades donde la tradición y el fervor han conservado esta jornada durante siglos. Jerez, al parecer, adolece de esta antigua costumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios