Semana Santa

Lo que ha llovido...

  • Repaso a los datos más curiosos tras analizar las actuaciones de las hermandades en estos últimos doce años en los que la lluvia no ha dado tregua

Una nueva Semana Santa comienza hoy. Con ella, la ilusión de un año trabajando para poner las cofradías en la calle y la esperanza de que la climatología acompañe con ese miedo racional a las nubes. Racional porque, sin querer ser pájaro de mal agüero, desde el pasado 2002, la lluvia ha acompañado, incesante, todas las Semanas Mayores celebradas en Jerez.

Esta racha comenzó en la Madrugada del Jueves Santo de 2002, cuando las hermandades del Santo Crucifijo y las Cinco Llagas decidieron no hacer estación de penitencia. En la misma jornada, la lluvia sorprendió a Perdón, Buena Muerte, Yedra y Nazareno, que tuvieron que acortar sus recorridos o bien resguardarse en el primer templo jerezano y Santo Domingo para volver a sus iglesias el Domingo de Resurrección, como fue el caso de las cofradías de Santiago y La Plazuela.

Al hacer recuento de estos doce años de carreras y miradas al cielo, son varios los datos curiosos que se pueden destacar. Por ejemplo, que el Domingo de Ramos es el día menos castigado por la lluvia, ya que aunque ha causado retrasos en la salidas o cambios de recorridos de vuelta, todas las hermandades han salido a la calle menos en el año 2003, cuando ninguna hizo estación de penitencia. Hecho histórico que no se repetía desde el año 1990.

En el otro lado, el día más castigado por las precipitaciones es el Viernes Santo, seguido de cerca por Lunes, Jueves y, por tanto, la Noche de Jesús. Tanto es así que la hermandad del Santo Entierro no hace estación de penitencia desde el pasado 2010, acumulando tres años que no se abren las puertas de la capilla del Calvario. Los mismos años que hace que La Soledad no hace estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, ya que en 2011 no salió y los pasados 2012 y 2013 tuvo que poner camino a La Victoria en plena Carrera Oficial por alerta de lluvia. Sin salir de esta jornada, la hermandad de Loreto es una de las más cautas a la hora de salir, ya que hasta en cuatro ocasiones ha tenido que enfrentarse a la decisión de no salir a las calles de la ciudad por el agua, incluso teniendo en cuenta que es una de las cofradías con el recorrido más corto de este día.

Junto a Loreto, el Santo Entierro encabeza la lista de hermandades que más veces han tomado la decisión de no salir, hasta en cuatro ocasiones. Con tres ocasiones completan la lista Amargura, Santo Crucifijo y Buena Muerte.

El Viernes Santo, por tanto, es un día contrastes, ya que la hermandad de El Cristo, con un recorrido de 10 horas, es la única que ha puesto la Cruz de Guía en la calle y nunca se ha vuelto en ningún punto del recorrido. Especialmente curiosa fue la jornada del pasado 2011, cuando fue la única cofradía del día que realizó estación de penitencia, convirtiéndose en la absoluta protagonista de la jornada.

Qué duda cabe de que la decisión de salir, con el más mínimo pronóstico de lluvia, es una de las decisiones más importantes a la que se enfrentan los hermanos mayores. Aunque a veces, la valentía se paga cara, como es el caso de la hermandad del Amor y Sacrificio, que debido a las precipitaciones ha tenido que poner rumbo a Madre de Dios hasta en cuatro ocasiones en plena Carrera Oficial, siendo su imagen con el plástico protector una de las instantáneas más repetidas, por desgracias, del Lunes Santo. Las otras corporaciones que más veces han tenido que poner rumbo a sus sedes canónicas debido a las precipitaciones en plena Carrera Oficial son Cena, Amor, Judíos, Huerto y Soledad, hasta en dos ocasiones.

A la ecuación de estas hermandades que han tenido que volverse antes de llegar a la Catedral, habría que sumar las que, habiendo llegado al primer templo jerezano, decidieron refugiarse en él u otra sede para poner rumbo a casa otro día diferente de la semana, que hasta el año pasado había sido por definición el Domingo de Resurrección. Las que más veces han protagonizado esta extensión de la Semana Santa, hasta en dos ocasiones, han sido las hermandades de la Clemencia, Yedra, Viñas y El Cristo. Cabe destacar que estas pertenecen al grupo de cofradías que más recorrido tienen, sobre todo en el caso de las de los barrios de La Vid y San Benito. En tan solo una ocasión han sido Candelaria, Defensión, Amor, Redención, Vera Cruz, Lanzada y Buena Muerte. Debido a su ubicación, los templos que han acogido a estas cofradías han sido, además de la Catedral, Santo Domingo, San Juan de Letrán, San Francisco o la Victoria.

En cuanto a estas estaciones de penitencia 'extraordinarias', el año pasado ocurrió un suceso histórico, ya que dos hermandades refugiadas el Martes Santo en la Santa Iglesia Catedral, como fueron Clemencia y Amor, volvieron a sus respectivos templos durante la mañana del Jueves Santo. La hermandad de El Cristo, al ser Viernes Santo, sí tuvo que salir de su refugio en la iglesia de San Miguel el Domingo de Resurrección.

Sin embargo, no todos los años han sido 'malos' en esta racha de lluvias. Hay que destacar que tanto en 2009 como en 2010 todas las hermandades de Jerez salieron a la calle, aunque en ambos casos las precipitaciones llevaron a cambiar los recorridos de vuelta de las hermandades de la Madrugada y el Lunes Santo, respectivamente. Además, las hermandades de La Candelaria y La Yedra tuvieron que quedarse en la Catedral debido al mal tiempo.

El año más perjudicado por las lluvias fue 2011, donde solo salieron 20 de las 35 cofradías prevista, un 57%. De estas, solo 17 pudieron hacer una estación de penitencia sin sobresaltos. A este fatídico 2011 le siguen 2004 (73% de las hermandades en la calle), 2003 (76%) y el pasado 2013 (77%). Cabe mencionar de este último año que de las 27 corporaciones que realizaron estación de penitencia, tan solo 11 pudieron hacerlo sin cambiar sus recorridos o volverse a mitad de camino. También se erige como la edición que más hermandades han tenido que volver a sus respectivas sedes canónicas en un día diferente (Clemencia, Amor y El Cristo), entre el Jueves Santo -único día 'normal'- y el Domingo de Resurrección -a prisas, ya que ni El Resucitado pudo salir- .

Solo queda desear que la del presente 2014 sea la Semana Santa que rompa esta racha de miradas al cielo y lloros a puerta cerrada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios