Funeraria

La estafa millonaria de ataúdes y coronas deja miles de afectados en 20 años

  • Los implicados revendían tanto los ataúdes como las coronas de flores. Se ha intervenido casi un millón de euros en efectivo en el registro de la vivienda de uno de los directivos de la funeraria.

La funeraria investigada. La funeraria investigada.

La funeraria investigada. / Nacho Gallego, EFE

Miles de estafados y un fraude de millones de euros a lo largo de dos décadas han quedado al descubierto en la investigación al grupo funerario El Salvador de Valladolid, que cambiaba en el momento de la incineración ataúdes de alta calidad por otros más baratos para revenderlos, al igual que hacía con las coronas de flores.

La operación Ignis se ha saldado por el momento con 15 personas detenidas, entre propietarios del grupo empresarial y empleados, acusados de estafa continuada y organización criminal y se ha intervenido casi un millón de euros en efectivo en el registro de la vivienda de uno de los directivos de la funeraria.

El fraude cobra especial importancia porque "toca la fibra sensible" de los ciudadanos cuando se sienten "más vulnerables", cuando pierden a sus seres queridos. El "ultraje es mayor" en el momento del "último adiós", ha resumido la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones.

La operación se conocía a primera hora del jueves, cuando a las 08:00 76 agentes de la policía nacional registraron los domicilios de los implicados y la sede de la funeraria, el tanatorio y el cementerio, donde están los crematorios, todos ellos propiedad de la misma familia, algunos de los cuales han sido detenidos junto a varios empleados.

Y sólo es la primera fase de la investigación, según ha insistido el jefe superior de la Policía Nacional de Castilla y León, Jorge Zurita, ya que en esos siete registros, cuatro de ellos en domicilios, se han intervenido ocho ordenadores, un servidor y numerosa documentación.

Un día después de la operación, las denuncias han sido pocas pero el jefe superior de la Policía de Castilla y León ya ha pedido a los afectados que "no se aglomeren" en las comisarías y ha explicado que estudiarán cómo "canalizar" la actuación.

Un delito cometido durante al menos 20 años

Aunque la investigación abarca desde 1995 a 2015, periodo del que se conserva documentación, no se descarta que la estafa, en un caso con varias piezas separadas, de la funeraria, que da empleo a 70 personas en Valladolid y la provincia, no haya continuado.

El caso lo lleva el Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid, que ha levantado parte del secreto de sumario, con lo que se ha conocido que en uno de los domicilios registrados, el de uno de los directivos, se han encontrado 961.785 euros en metálico.

La investigación arrancó en 2017 tras un "desencuentro laboral" de un ex trabajador que denunció prácticas irregulares en la funeraria, sin que se sepa aún la cuantía estafada en cada operación o el modo en el que hacían los cambios de ataúd, según la delegada.

Reventa de ataúdes y coronas de flores

Los implicados revendían presuntamente tanto los ataúdes como las coronas de flores, lo que les habría reportado importantes beneficios.

Según datos de la OCU, de los 3.500 euros de media que cuesta un entierro en España, el féretro es la partida más cara y puede costar entre 600 y 2.600 euros. La funeraria investigada ofrece en su página web coronas de flores a un precio que oscila entre los 200 y los 450 euros.

En la Operación Ignis (fuego en latín) ha intervenido el área de vigilancia aduanera de la delegación de la Agencia Tributaria de Castilla y León, lo que deja abiertas nuevas preguntas sobre el origen de los ataúdes más baratos, que la delegada del Gobierno ha declinado contestar para dejar avanzar la investigación.

El grupo el Salvador, creado en 1985 como Agencia Funeraria Castellana, está presente, además de en Valladolid -donde se circunscribe por el momento la investigación-, en localidades de la provincia como Tordesillas, Medina de Rioseco, Peñafiel, Mojados, Tudela de Duero y Montemayor de Pililla. El grupo funerario achacó el jueves el caso a un chantaje económico de un ex empleado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios