Al menos 14 muertos tras hundirse un barco con inmigrantes en Malasia

Unas 20 personas han sido rescatadas de la embarcación, en la que viajaban unas 70 en total, la mayoría de origen indonesio.

Ferran Benavent (Efe)

03 de septiembre 2015 - 10:58

Kuala Lumpur (malasia)/Al menos 14 personas, la mayoría mujeres de origen indonesio, perecieron ahogadas en el naufragio de un barco de madera atestado con inmigrantes indocumentados cerca de la costa malasia del estrecho de Malaca. Los equipos de emergencia malasios rescataron a 20 pasajeros, confirmó en rueda de prensa Ahmad Shafiki, portavoz de la policía marítima de Klang (distrito que controla las aguas donde ocurrió la tragedia).

Las autoridades estiman que, según el tamaño de barco siniestrado, unas 70 personas viajarían a bordo cuando zozobró, a poco más de 35 kilómetros de tierra firme y antes de las primeras luces del alba. Un barco de pescadores que faenaba en el área alertó sobre las 10:30 hora local a las autoridades marítimas, que respondieron movilizando una decena de barcos, varias aeronaves y centenares de oficiales en busca de posibles supervivientes. En un primer momento, el grupo de pescadores estimó en más de un centenar los pasajeros de la nave. "Todavía nos falta precisar el número exacto de desaparecidos", apuntó el almirante Mohd Aliyas. El marino se mostró confiado de encontrar un mayor número de supervivientes debido a la proximidad de la zona de hundimiento con la costa occidental malasia. Hasta la noche de jueves, los equipos de rescate recobraron los cuerpos sin vida de trece mujeres y un hombre.

Según las primeras declaraciones oficiales, el barco se hundió al poco de partir de la ciudad malasia de Hutan Melitan por las malas condiciones del mar y la sobrecarga de pasajeros. El director de las operaciones de búsqueda y rescate de la agencia malasia, Teh Geok Chuan, declaró que las víctimas son de origen indonesio y que regresaban a la isla indonesia de Sumatra tras, presuntamente, trabajar de manera ilegal en Malasia.

Cerca de dos millones de personas, la mayoría procedente de Indonesia, trabajan sin la regulación pertinente en las plantaciones e industrias de la vecina Malasia. De manera regular, desvencijadas embarcaciones clandestinas cruzan el estrecho corredor que separa ambos países tras zarpar por la noche a fin de evitar ser detectadas por las autoridades fronterizas. A pesar de las pobres condiciones laborales y escasos salarios, miles de indonesios ponen en juego su vida para servir como mano de obra barata en la próspera Malasia, la tercera economía más importante del Sureste Asiático.

El pasado junio, 66 personas perdieron la vida cuando un bote con 97 inmigrantes sin papeles procedentes de Indonesia se hundió mientras trataba de alcanzar la costa occidental malasia. Las aguas del estrecho de Malaca también son concurridas por los barcos utilizados por las mafias de tráfico de personas con destino a Malasia o en tránsito hacia Australia. Antes de verano, el Sureste Asiático registró una crisis de inmigrantes irregulares después de que Tailandia iniciara una campaña en el sur del país contra las redes del tráfico de personas. Las autoridades tailandesas hallaron varios campamentos clandestinos y decenas de tumbas con restos de inmigrantes ilegales y víctimas de la trata de personas cerca de la frontera con Malasia. Al otro lado, la policía malasia descubrió más de un centenar de fosas con restos humanos y una decena de campamentos utilizados por los traficantes.

Lo último