Audiencias del 26-M Ferreras lidera en su jaleado 'superdomingo'

  • A Mediaset le funcionó en audiencia dejar a un lado el recuento, con 2,5 millones de fieles para La Sexta.

Antonio García Ferreras, en el especial de 'Al rojo vivo' la noche de la elecciones el domingo 26. Antonio García Ferreras, en el especial de 'Al rojo vivo' la noche de la elecciones el domingo 26.

Antonio García Ferreras, en el especial de 'Al rojo vivo' la noche de la elecciones el domingo 26. / Atresmedia

Comentarios 1

Las noches electorales son de García Ferreras y su banda sonora. La narración de Al rojo vivo es como leer el periódico con palomitas y conexiones que lindan con la telerrealidad. Noches de bohemia de personajes y de mordiente. El especial de La Sexta, como viene siendo la costumbre desde la irrupción de Podemos cuatro años y pico atrás  (parece como si hubieran sido varias edades geológicas), fue el más visto con diferencia, 2.577.000 espectadores, 14,5%. Al rojo vivo venía el 28 de abril del mejor dato electoral  (televisivo) de la década: 4.044.000, 20,7%. Si la cifra bajó tanto no fue por cuestión de fidelidad a Ferreras sino de la expectación misma de las convocatorias. En este caso pese a ser una noche de recuentos críticos no tenía la gravedad de la pervivencia de Sánchez y el sorpasso interruptus de la derecha.

A Mediaset le funcionó la táctica de limitar las elecciones a los informativos y Supervivientes mantuvo un duelo aritmético con Al rojo vivo pero pugnando por públicos muy diferentes. El debate del reality de Telecinco anotó 2.444.000 seguidores, 17,6%. Telecinco con un 12,2% fue la más vista del superdomingo, con 9,2% para La Sexta y 9,1 para La 1. La película de los X- Men de Cuatro les funcionó con un millón de espectadores y 5,3% de cuota.

A Antena 3 no le funcionó la incorporación de Griso y palidece en la batalla con su segundo canal. La cobertura de esta privada fue de 822.000, sólo 5,7%, menos de la mitad de su media habitual.Con la competencia alternativa de Mediaset La 1, que solía ser la más vista en estas noches de papeletas hasta 2013, bajó a 7,4% respecto al 11,5% de abril, cuando Franganillo y Blanco rebasaron la media de TVE.

Las públicas han ido perdiendo el aprecio de los espectadores pese al evidente esfuerzo que hacen cuando hay jornada electoral.

Canal Sur tuvo un 7,7%,  en su media, pero era una noche de mucha información de proximidad que debió tener más interés desde los espectadores. Fueron 185.000 andaluces de media. Claro que es difícil que el actual Canal Sur alcance el 31,1% de la catalana  (y sectaria) TV3, cuyo especial siguieron un millón de paisanos. La vasca ETB, que tiene una cuota similar a la autonómica andaluza, en la noche de los ayuntamientos atrajo al 16,5% de su comunidad, 111.000. Canal Sur no tuvo un buen dato en una  noche donde las autonómicas justifican su presencia  (el conjunto de especiales llegan a superar a Ferreras) y de nuevo sus cifras electorales alertan de su delicado estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios