Toros

Toreros de una pasta ... y de otra

  • Antonio Ferrera y Paco Ureña brillan frente a una buena corrida con el hierro de Zalduendo.

  • Urdiales deja ver su toreo en ambas faenas pero no corta trofeos.

  • Gran tarde de Curro Vivas llena de detalles y dos pares al sexto que le llevan a saludar.

Ureña y Antonio Ferrera a hombros en Almería Ureña y Antonio Ferrera a hombros en Almería

Ureña y Antonio Ferrera a hombros en Almería / Javier Alonso (Almería)

Comentarios 0

FICHA TÉCNICA

GANADERÍA: seis toros de Zalduendo. Encierro bien presentado en líneas generales y de notable juego incluso ese manso encastado que abrió plaza; al tercero se le dio la vuelta al ruedo. Bravura y nobleza sobresalen en el conjunto. TOREROS: Antonio Ferrera: oreja; dos orejas tras aviso. Diego Urdiales: vuelta al ruedo; saludos tras dos avisos. Paco Ureña: dos orejas; Palmas tras aviso .INCIDENCIAS: Plaza de toros Almería. Media entrada. A hombros Ferrera y Ureña. Curro Vivas se desmonteró en el sexto.

LA CRÓNICA

Se cayó Aguado. A lo jodido de tener que sustituir al taquillero Roca Rey se le unió ayer hacer lo mismo con una de las novedades de la temporada. Lo que se sabe del parte médico de Aguado es lo emitido por el doctor Luis Javier Álvarez y dice así: ‘Traumatismo en zona paretal izquierda con abrasión cutánea. Exploración neurológica estado de conciencia normal. Abrasiones en cuello y mano derecha. Contusión en hombro derecho y codo izquierdo. Pronóstico leve”.

Tras la abrasión cutánea, abrasiones en cuello y mano, contusión en hombro derecho y codo izquierdo, aporreado el día anterior en Gijón vino a sustituirle ayer un torerazo de Murcia al que desde hace algún tiempo todas las tardes le falta un ojo aunque lo suple con dos...(mejor no avanzar por si esto se lee en horario infantil) y un extraordinario concepto del toreo. ¡Vaya por Dios! ¡Hay que ver lo que ganan algunas tardes así de repente!. A la sevillanía vino a ponerle contrapunto la murcianía.

Y vaya si lo puso cuando Paco Ureña borró todo lo que había pasado dos actos antes a cargo de Ferrera y Urdiales. Todo de un plumazo con un gran toro y una gran faena que llena de inmensidad esta feria. Que la desborda por completo porque la obra que el murciano esculpió frente a un torazo bravo y completo de Zalduendo debe quedar en los anales de esta feria y de muchas. Todo verdad por parte de toro y torero. Grandeza de esta profesión en esa entrega sublime que Ureña cinceló de principio a fin. Siempre a más los dos protagonistas de ese diálogo bonito, sincero y grande del que ambos se llevaron la gloria hasta los límites máximos de la tarde. Hasta esa gloria que dejó el natural de este Ureña que arrasó con una verdad que no deja lugar a duda. También ese extraordinario toro de Zalduendo, lleno de una nobleza y una bravura que además acompasó el temple del torero. Y ole a los toreros que en su tierra dejaron esa estela grande también en la faena de Ureña. Grandísimo Curro Vivas en toda la ejecución de la lidia. En toda. Grandeza torera en ese brindis del maestro. Justicia y grandeza para explicar ese pañuelo azul para el toro y las dos orejas para el torero.

Preciosa tarde porque Ferrera había puesto en pie de emotividad a toda la plaza con una faena llena de suavidad, de seda pura en los flecos de esa muleta acariciando el albero para llevar cosido al noble toro que abrió plaza. Faena importante con la que encontrar eco grande en el tendido frente a un manso encastado que dio la cara hasta las tres primeras series hasta retirarse a sus aposentos de tablas. Ferrera le concedió el terreno y allí se remató esa bonita obra que regaló cuatro importantes series por el pitón izquierdo llenas de mucho temple y torería. Media estocada al encuentro que bastó para llevar a manos del extremeño la primera oreja de un festejo que ya se iba dejando querer a esas alturas de la tarde.

Le dieron importancia al juego del primero de Urdiales esas teclas que la casta tuvo. Urdiales, pulcro, entregado y en torero le ofreció la muleta siempre con mucha limpieza pero quizás faltó engarzar todos esos quilates de toreo suelto en una gran obra definitiva. Toro exigente, pulcro el torero, la vuelta al ruedo tuvo esa verdad razonable que ofrece una buena faena.Otro torazo lleno de bravura y clase se encontró con un Ferrera ampliamente inspirado durante toda la lidia. Fácil con el capote, y metido en esa vorágine que invade siempre a Ferrera cuando la salta ese clic de inspiración volvió a llenar el albero de Almería de otro emocionante acto. Bravura e importancia en el viaje del toro que Ferrera, una veces más entrometido y otras menos se llevó a su terreno para culminar una faena donde el pitón derecho junto a un toreo asentado por el izquierdo resultó fundamental para ahondar en esa Puerta Grande que el extremeño ya tenía en el cuarto. Relajado, inspirado y una torería que no deja dudas la obra resulta de un matiz importante dentro de la grandeza de la tarde. La estocada recibiendo dejó en sus manos otras dos orejas.

No tuvo la misma condición ese quinto. Sin ser malo, al zalduendo le faltaron otros argumentos de entrega que sí derrocharon los anteriores. Faena plagada de detalles muy toreros donde el temple llegó en fases sueltas para mostrar ese toreo de Urdiales. Pero fue poca cosa para subirse a los lomos de lo que Ferrera y sobre todo Ureña habían conseguido. Unan a eso la largura del trasteo cuando ya no tenía sentido y se explica el porqué de ese vacío en el esportón de Urdiales, que deja no obstante una grata impresión.La espada se llevó por delante otra faena de Ureña llena de muchísimos detalles de temple y vocación de triunfo. Comenzó sin atosigar la nobleza de este sexto con la muleta en la izquierda llevando después el trasteo a la diestra con la que dos series más enseñaron la importancia que también tuvo este zalduendo. Una estatua el torero. Un torerazo Curro Vivas valiente y brillante ante toda su gente. Saludos después robarle con soberbia torera dos grandes pares retando esa disputa de terrenos al toro. Con Dios y hasta mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios