xerez cd-cf fuenlabrada

Iván... un par de rondas

  • El delantero marca el gol del empate y el penalti decisivo que mete al cuadro azulino en la tercera eliminatoria El Fuenlabrada se topa dos veces con el larguero de Javi Muñoz

Borrachera de felicidad para este Xerez tan necesitado de alegrías en una Copa que el Deportivo está apurando sorbo a sorbo hasta el final: apuró hasta los penaltis en El Palo y ayer repitió ante otro Segunda B -y eso que el Fuenlabrada no tiene nada que ver con los malagueños- para colocarse en tercera ronda. Y como el sorteo del viernes deje exento al equipo de Puma, llegará un equipo europeo -más de uno sueña con Madrid o Barça- a ¿La Granja?¿O entonces se jugaría en La Juventud?

Fue una noche para la épica, por la superior categoría del rival y por la forma de conseguir la clasificación. Añadan todos los adjetivos calificativos dramáticos o heroicos que quieran al partido del Deportivo, que por ahí anduvo la cosa. Las bajas atrás, un central debutando sin haber entrenado con sus compañeros, un Segunda B que se pone por delante en el marcador y las circunstancias de siempre: un campo de césped artificial en el que apenas entrena y poco respaldo de la afición. Pues aún así el equipo tiró de casta, fue capaz de empatar al Fuenlabrada, tuvo alguna ocasión para hacer el segundo y aguantó el tipo en la prórroga para adjudicarse la eliminatoria en los penaltis. Que pase el siguiente...

Con David Vidal en la grada -también Paco Peña, Oliva, Queco y muchos xerecistas más-, llamaron la atención los cerca de doscientos aficionados del gallinero, detrás de la valla. Fieles al Xerez, incondicionales del Deportivo pero enfrentados a Ricardo. Para el presidente fueron sus primeros cánticos, pero luego apoyaron y jalearon al equipo. Y hasta intercambiaron gritos de 'Hola fondo norte, hola fondo sur' con la grada de La Granja, donde también se dieron cita los habituales, unos seiscientos.

Y con Ismael debutando junto a Juanma Reyes, el Fuenlabrada ejerció el rol que se le supone, de equipo de superior categoría, y aunque el Deportivo no se achantó, las primeras ocasiones las desbarató un atento Javi Muñoz. Paco Aguza envió fuera un remate con todo a favor dentro del área y Sousa le ganó un mano a mano a Basilio, pero Aguza se rehizo del error anterior y despejó el balón. El Fuenla comenzó a buscar las cosquillas a Blanco, tan entonado en ataque como fallón en defensa, y el veterano Pachón habilitó a Molina, que fusilaba en el punto de penalti el 0-1.

Los madrileños, sin ser muy superiores, daban la sensación de tener dominado el partido y un derechazo de Molino se estrelló en el larguero. El Xerez, pese a tocar bien Seoane, Melo y Sousa, no encontraba a Iván Aguilar, otra vez sobresaliente ayer.

Arrancó mejor el Xerez en la segunda mitad aunque Biendi desperdició una llegada por el carril de Blanco y, con todo el tiempo del mundo para pensar qué hacer ante Javi Muñoz, cruzó el balón fuera. Y como el que perdona paga, una falta lateral desde la derecha la acarició Melo -impecable en el golpeo- para que Iván Aguilar hiciera de las suyas en área madrileña. El gol encendió a los de detrás de la valla y poco a poco los de la grada comenzaron a jalear al equipo. Visjnic movió el banquillo, pero el Deportivo estaba crecido.

Ya con Fran Pineda en el sintético, Sousa mostró su calidad mientras Iván Aguilar se convertía en una pesadilla para la zaga colorada. Los azulinos combinaban con acierto y atrás los centrales se empleaban con contundencia: más problemas tenían en las bandas, sobre todo por la derecha, y Visjnic buscó las cosquillas metiendo allí a Fran Dorado. Antes había salido el exsevillista Antonio López, pero para moverse por el centro. El Fuenlabrada le había visto las orejas al lobo y trató de poner cerco a la portería azulina, pero las entradas por banda ya no llevaban tanto peligro como antes y las ayudas defensivas en el Xerez funcionaron, así que ración doble: a la prórroga.

Con media hora más por delante, Yepes entró por Sousa para colocarse en la banda derecha, pasando Fran Pineda a la mediapunta. El Fuenla tocó a rebato y tras una buena triangulación Cala, con todo a favor en el punto de penalti, quiso ajustar tanto el balón en la escuadra que envió alto. En el Xerez, los aficionados sostenían a un equipo que parecía perder el aliento pero que se dejaba ver a balón parado y Melo casi sorprende a Basilio con un balón bombeado.

Pero para falta, la que Antonio López botó desde la izquierda con un toque suave para que Jesús Sánchez, llegando desde atrás, rematase con potencia de cabeza, pero el Xerez tocó madera y el balón, el travesaño. Javi Muñoz estuvo muy seguro en los últimos latigazos del Fuenlabrada, que no pudo evitar ir a la lotería de los penaltis.

En la portería del mercadillo, el arquero azulino adivinó la intención de Paco Aguza y tras el fallo de Fran Pineda, Antonio López dio vida al Xerez. Iván Aguilar, que había empatado el partido y que estuvo a punto de irse al Fuenlabrada hace unos días, acabó con el equipo madrileño. Una alegría para el xerecismo, mini invasión de campo y decepción para el Fuenlabrada y todos sus seguidores, incluidos los que hay por nuestra ciudad. Otra vez será.

Esta ronda, a la salud del Xerez. La tercera, ya veremos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios