Fútbol | Tercera División

Luna, duda en el Xerez CD para jugar ante la Lebrijana

  • El central, aunque ha comenzado a entrenar de forma suave, asegura que "quiero estar para el domingo, pero me siento un poco inestable"

Luna ha comenzado a entrenar pero es duda para el domingo. Luna ha comenzado a entrenar pero es duda para el domingo.

Luna ha comenzado a entrenar pero es duda para el domingo. / Vanesa Lobo

Juan Luna, central del Xerez CD que sufrió un esguince cervical en el encuentro de la pasada jornada ante el Cabecense en el campo de La Juventud, es duda para el partido del domingo frente a la Lebrijana. Los médicos recomendaron al cordobés cuarenta y ocho horas de reposo y estar al menos cinco días sin entrenar para evitar complicaciones pero él ya ha comenzado a ejercitarse junto a sus compañeros, aunque a un menor ritmo.

Aún no está al cien por cien y todavía le queda alguna secuela de la jugada en la que cayó lesionado. "Salté a por un balón, me dio en la cabeza y caí. Me temblaban las piernas y tenía mareos pero quería seguir, nos estábamos jugando mucho y ya habíamos hecho los tres cambios. Mis compañeros y hasta el árbitro, que es de Córdoba y le conozco desde hace bastante tiempo, me decían que me saliera del campo. Al final, se paró el partido y me tuve que marchar al hospital. Mis padres estaban en la grada y también se llevaron un buen susto".

El defensa del Deportivo desvela que "no es la primera vez que me pasa algo así. Cuando era juvenil de primer año, en un partido del Córdoba con el Betis me dieron un baloanzo en la cabeza y también caí desplomado, me tuvieron que sacar en camilla, ahí es que no pude ni volver al campo".

Ahora, se encuentra "mejor pero todavía me siento un poquito inestable. He entrenado pero sólo he hecho los rondos, he sudado un poquito y he tocado bola. Cuando nos tocó trabajar acciones de juego y había contacto, me salí del grupo. Quiero estar para el domingo pero hasta el final no lo sabremos, a ver cómo voy evolucionando. Lo que sí está claro es que no jugaré si no me encuentro fuerte, no voy a jugar para tener que salirme del campo a los diez minutos. Edu me para y me dice que esté tranquilo, que vaya poco a poco porque el esguince fue importante. El lunes estaba mal, bastante cansado".

Tras la derrota del domingo con el Cabecense, el partido ante la Lebrijana, bajo su punto de vista, es "muy importante, por eso no me lo quiero perder. El domingo me dolió más la derrota que la lesión. Habíamos encadenado dos triunfos seguidos, estábamos recuperando las sensaciones y la confianza y necesitábamos el tercero para seguir mejorando. Ahora, tenemos que ganar para no volver a complicarnos con los puestos de la zona peligrosa de la clasificación y, además, ganar significaría que otro equipo que está como nosotros en la tabla sumase. Si sacamos los tres puntos, les superaríamos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios