Fútbol | Tercera División

Carta de despedida de Joaquín Poveda del Xerez CD

  • El entrenador alicantino agradece a sus técnicos y sus jugadores "el buen trabajo que han realizado y su profesionalidad"

  • Arremete contra Juan Díaz: "Las amenazas de despido, insultos e intentos de injerencia en mis alineaciones han sido constantes"

Joaquín Poveda critica a Juan Díaz por su forma de actuar desde que llegó al club. Joaquín Poveda critica a Juan Díaz por su forma de actuar desde que llegó al club.

Joaquín Poveda critica a Juan Díaz por su forma de actuar desde que llegó al club. / Vanesa Lobo

Joaquín Poveda ha querido despedirse del Xerez CD con una carta en la que explica su versión sobre los hechos. El alicantino se defiende: "Cuatro amistosos ganados, dos empatados (aunque al final los ganamos por penaltis) a dos equipos de Segunda B. Ocho victorias, cuatro empates y una sola derrota en Liga. 18 goles a favor, 8 en contra. Bagaje de seis meses y medio al frente del equipo.

Estos son los números objetivos de mi paso por el Xerez CD, club al que le deseo la mejor de las suertes posibles en lo que resta de temporada y en las venideras.

Ningún club es responsable de la conducta de quienes le dirigen y por supuesto el escudo, sus colores y su afición está muy por encima de ellos.

Quiero agradecer a mi cuerpo técnico la dedicación, entrega y profesionalidad que ha demostrado durante estos meses. Sin duda, son parte importante en el éxito deportivo alcanzado y que hoy cortan injustificadamente.

Agradecer a todos y cada uno de los jugadores de esta plantilla el buen trabajo que han realizado y su profesionalidad. Todo entrenador sabe que los verdaderos protagonistas de este deporte son ellos. Sacar el máximo rendimiento de la plantilla conlleva tomar decisiones más allá de que las mismas sean compartidas o no en determinados momentos por algunos jugadores. Aún así, hemos sido y somos una familia frente a las victorias y una piña frente a las derrotas.

Agradecer también a los medios de comunicación y a los aficionados las muestras de apoyo y respeto que he recibido y desearles la mejor de las suertes.

Me voy debiéndole al Xerez CD un ascenso que no me han dejado culminar este año".

Crítico con la directiva

Por otro lado, arremete contra Juan Díaz, director deportivo azulino: "Soy de la opinión de que cuando se sale de un club que se está jugando cosas importantes, siempre hay que hacerlo sin mucho ruido, porque al final todo esto termina por ensuciar la magnífica campaña que hemos conseguido y que lamentablemente no se ha podido finalizar.

Pero las graves acusaciones que Juan Diaz, director deportivo del club, ha hecho sobre mi persona y sobre mi figura como entrenador no deben quedar sin respuesta porque al final no sólo se trata de una destitución difícil de entender, sino que además se trata de justificar la misma inventando cosas.

Lo cierto es que desde el minuto 1 que puse el pie en Jerez las amenazas de despido, malas formas al dirigirse a mí, insultos e intentos de injerencia de Juan Díaz hacia jugadores y hacia mis alineaciones han sido constantes. De hecho, es más que probable que el no haber accedido a esas injerencias haya desembocado en esta situación.

Además ha hecho y deshecho absolutamente todo en el club a su antojo, sin hacer caso a las recomendaciones de todo el cuerpo técnico.

Un club de fútbol no es un juguete que compras para ver qué se siente siendo director deportivo, es algo más que eso. Es una institución que está por encima de todo y de todos.

Y quiero acabar con una frase que resume todo lo que he comentado: Quién sólo tiene un martillo, todo le parecen clavos".

Más argumentos

Poveda se siente "dolido y sorprendido porque las formas no han sido las correctas. Todo viene de lejos. Juan Díaz lo quiere controlar todo y aparecen problemas. Tengo hasta amenazas de despido y la situación al final era ya insostenible y me lo veía venir, Juan Díaz no quería que yo estuviese aquí, quería controlarlo todo y no le dejaba. Este club no merece un dirigente así".

Sobre la mala gestión del grupo lo tiene claro: "Si eso fuese verdad, me hubiesen echado en noviembre y no ahora. Al principio pude que nos costase gestionar una plantilla con tantos egos, pero luego cogimos la dinámica de grupo y no hubo problemas. Ellos tienen que justificar mi despido. Mi trato con los futbolistas era correcto, aunque con algunos hubo discrepancias normales. Me han llamado muchos para despedirse y animarme".

Se marcha "decepcionado porque me hubiese encantado devolver a este club a Segunda B, pero no me han dejado. Un gran trabajo no va a poder ser finalizado. Estas cosas pasan y ante eso no puedo hacer nada. Espero y deseo que este club logre el ascenso, hay mimbres para eso".

Poveda cuando llegó firmó un contrato de colaboración con el club a través de una de sus empresas de formación de jugadores y técnicos, pero eso "no tiene nada que ver con mi situación contractual ni influirá en mi rescisión. Es un patrocinio importante para el club, pero mi contrato no está vinculado a ello".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios