José Manuel Camacho | Portero del Xerez DFC "Sabemos dónde estamos y que nuestras exigencias son máximas”

  • Asegura que "el objetivo es el 'play-off' pero hay que ir pasito a pasito, no se asciende en diciembre"

Camacho, en el partido ante el San Fernando en el Trofeo de La Vendimia Camacho, en el partido ante el San Fernando en el Trofeo de La Vendimia

Camacho, en el partido ante el San Fernando en el Trofeo de La Vendimia / Manuel Aranda

José Manuel Camacho llegó al Xerez DFC hace ya tres temporadas con el reto de llevar al conjunto azulino a las cotas más altas. Aterrizó en la entidad, de la mano de Edu Villegas, procedente del Cacereño y con el aval de haber sido el portero menos goleado del fútbol español en categoría nacional. Rechazó ofertas de superior categoría para enrolarse en el proyecto azulino y en su primera campaña cumplió el expediente con nota. Ascenso de División de Honor a Tercera.

El pasado curso comenzó de titular pero el 23 de septiembre una lesión le apartó de los terrenos de juego. Se fracturó la mandíbula ante el Cabecense, tuvo que pasar por quirófano y desde entones no ha vuelto a disputar un partido oficial.

Con el inicio del nuevo curso y su total recuperación se siente como "niño con zapatos nuevos, con muchísima ilusión y el reto de volver a jugar. Estoy a gusto en este club, me han tratado muy bien, la afición se volcó conmigo en los momentos complicados y tengo que devolverle el cariño de alguna manera", apunta el roteño.

–¿Cómo está afrontando la pretemporada tras su lesión?

–Con muchas ganas e ilusión. Me toca empezar otra vez desde cero. Estaba loco por recuperar las sensaciones y por olvidar el pasado, que me va a servir de experiencia y poco más. Me había lesionado antes pero nunca había estado tanto tiempo sin jugar. Fue duro. Me rompí el radio cuando jugaba en el Racing de Ferrol y luego tuve pubalgia.

–¿Qué recuerda de aquella tarde ante el Cabecense?

–Fue impactante por el choque tan fuerte y lo aparatoso. Lo pasé mal, tuve que pasar por quirófano y todo se complicó. Ya lo tengo olvidado y no tengo miedo. El pasado curso tampoco lo tenía cuando me recuperé, pero al principio tenía que entrenar al margen de mis compañeros y no era igual, había respeto. Luego, cuando me puse bien, ya hacía portería con total normalidad pero las circunstancias se dieron así y no pude volver a jugar más, aunque nunca pierdes la esperanza. Fue un palo duro no volver a jugar más después de eso, quería ayudar al equipo, y lo vi venir cuando después de llevar ya un par de semanas recuperado Pepe no me puso. Salí por algo fortuito, no por una decisión técnica y duele. Juan llegó, el equipo no perdió y era comprensible, son cosas del fútbol. Acepté mi rol y seguí trabajando.

–Esta campaña, borrón y cuenta nueva...

–Así es. Como he comentado antes, tenía muchas ganas de empezar por eso. Necesitaba una pretemporada de las que he tenido siempre, de trabajo duro y de ponerle las cosas difíciles al entrenador para que al final él decida lo que sea mejor para el equipo. Lo que pido es que me respeten las lesiones para no sufrir otro calvario como el del pasado curso.

–¿Cómo está viendo al equipo en pretemporada?

–El balance es positivo. Aunque perdimos el otro día con el San Fernando, las sensaciones fueron muy buenas y con eso nos tenemos que quedar. Poco a poco, vamos cogiendo los conceptos y para eso están las pretemporadas, para asimilar las ideas, coger el estado de forma óptimo y para conocernos todos de cara al día 25. Hay que empezar la Liga con las máximas garantías.

–El Xerez DFC 19/20 es prácticamente nuevo, ¿es más complicado el trabajo?

–No es fácil al principio, especialmente para los que llegan, que se tienen que aclimatar. De todos modos, aquí no hemos tenido ese problema porque el vestuario es una familia y los que nos quedamos intentamos facilitarle las cosas a los que han llegado, como la directiva. En cuanto al trabajo del míster, vamos asimilándolo todo. Sabemos a qué tenemos que jugar y nos quedan dos semanas de cara a la Liga la llegar a tope.

–¿Se verá a un equipo muy diferente al del pasado curso?

–Creo que no, el estilo va a ser el mismo, aunque los futbolistas seamos diferentes. Las señas de identidad serán las mismas, equipo agresivo, que quiere apretar desde arriba y bastante vertical con el balón. Vamos a ir a por el partido desde el minuto cero.

–El objetivo es la fase de ascenso, ¿el vestuario lo asume?

–Eso está claro y hablo por mí. Desde el primer día que llegué sabía dónde venía y las exigencias que tiene este club y las de esta afición, son máximas. El futbolista que ha llegado también lo sabe. Después del primer día que fuimos a entrenar en La Granja a todos les quedó claro lo que había cuando miraron a la grada y vieron a tantos aficionados.

–¿Pueden pasar factura la ansiedad y las prisas?

–El objetivo es entrar en 'play-off' pero eso no se logra en la primera jornada ni mucho menos. Aunque parezca un tópico, hay que ir pasito a pasito porque esto es muy largo. No se es campeón en diciembre. Tenemos que manejar todo eso y trabajar con humildad día a día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios