Xerez DFC-Ciudad de Lucena | Crónica Triunfo justo y necesario (1-0)

  • Un gol de Álex Colorado (85') permite a los azulinos sumar tres puntos vitales tras sus dos derrotas 

  • Revolución en el once de Josu Uribe y recital y expulsión de Javi Casares en su regreso

Los azulinos felicitan a Álex Colorado tras su gol de cabeza. Los azulinos felicitan a Álex Colorado tras su gol de cabeza.

Los azulinos felicitan a Álex Colorado tras su gol de cabeza. / Vanesa Lobo

Victoria de pura justicia. El Xerez DFC se reencontró con el triunfo y el gol tres jornadas más tarde frente al Ciudad de Lucena. Un tanto de Álex Colorado a cinco minutos del final abrió la lata y dejó los tres puntos en Chapín ante un cuadro cordobés mermado por las bajas pero que llegó descaradamente a por el empate y se le escapó cuando lo veía amarrado.

Los azulinos toman aire y cierran el año en casa con buenas sensaciones y una imagen diferente a la mostrada ante el Conil o en Sevilla. Más intenso, más agresivo, más dinámico pero sin pólvora... El Xerez DFC sufrió pero ganó a un rival directo en la lucha por el ascenso, que llegaba como segundo clasificado igualado con el líder. Los puntos no le llegan para colocarse en puestos de fase de ascenso y se queda quinto.

De salida, se confirmó la revolución en el once anunciada por Uribe. El entrenador asturiano había avanzado cambios y los llevó a cabo. Sacudió la alineación buscando un revulsivo y las variantes afectaron desde la portería al ataque.

Héctor Pizana, que no jugaba desde la sexta jornada de Liga cuando su equipo empató a uno en Puente Genil, se colocó bajo los tres palos en lugar de Camacho. Marcelo, titular en todos los encuentros, se quedó en el banco y su plaza fue para Alain. Adri Rodríguez regresó al centro de la defensa y salió Toboso.

La medular fue netamente ofensiva, con Álex Colorado y Sergio Narváez por dentro, Amin pegado a la derecha y Bello, que volvía tras cumplir sanción, a la izquierda. El peso en ataque recayó en la esperada dupla formada por Javi Casares, listo tras su larga inactividad por culpa de su lesión y que fue el mejor del encuentro, y Chico Díaz, que también se estrenaba como titular en Chapín después de hacerlo en Sevilla hace quince días.

Con su nueva propuesta, el Xerez DFC intentó llevar el control desde el inicio ante un Ciudad de Lucena ordenado y bien armado atrás renunciando totalmente al ataque para intentar frenar las acometidas de los azulinos, que casi siempre llegaban por la izquierda con un Bello muy participativo. Mientras, Javi Casares y Chico Díaz, poco acertado en el remate, daban trabajo extra a los lucentinos. 

Las opciones de abrir el marcador fueron todas para los xerecistas. El primer aviso fue un remate de cabeza de Amin que se marchó alto a los seis minutos, Casares no llegó poco después a un gran centro de Bello (9') y Alain lo intentó y atajó Cuenca (20').

Más tarde, llegó el turno de Bello, que estrelló en la barrera un lanzamiento de falta en el lateral del área (22') y Chico Díaz por partida doble. Primero detuvo el portero visitante la pelota y luego remató fuera con la rodilla un centro que no pudo aprovechar Casares de cabeza.

El único acercamiento de los visitantes, que superada la media hora cambiaron a su lateral zurdo Ramón con una tarjeta, se produjo en el minuto 44, cuando Erik vio adelantado a Pizana e intentó sorprenderlo.

Javi Casares regresó y fue el mejor de su equipo, aunque terminó expulsado. Javi Casares regresó y fue el mejor de su equipo, aunque terminó expulsado.

Javi Casares regresó y fue el mejor de su equipo, aunque terminó expulsado. / Vanesa Lobo

La segunda parte mismo arrancó con los mismos protagonistas que terminaron la primera y el mismo guión, un Xerez DFC volcado en ataque y un rival replegado y sin salir de la cueva. Aún así, Javi Henares se encontró un balón en el área tras un despiste defensivo y lo mandó fuera de cabeza ante Pizana (58').

El crono volaba y el gol no llegaba. A los 70 minutos, Uribe movió el banquillo por segunda vez. Un agotado y lesionado Chico Díaz dejó su puesto a Astray. Antes, Jacobo había entrado por Amin.

Chapín enmudeció en el minuto 74, cuando Luismi enganchó un trallazo desde más de treinta metros que rozó en un defensa y se estrelló en el larguero de la meta defendida por Pizana. La réplica llegó sólo un minuto después. Casares lo hizo todo bien pero se equivocó al ceder el balón a Bello por delante de la defensa, que lo mandó a saque de esquina.

El partido se rompió a falta de diez minutos para el final, se volvió loco y hubo de todo. Fue expulsado al capitán visitante Pablo, el juego se endureció y a la salida de un córner muy bien lanzado por Astray llegó el gol. Por fin se rompía el cántaro.

Álex Colorado remató de cabeza y entró en la meta de Javi Cuenca. Jesús González lo sacó desde dentro. El árbitro dudó pero su asistente, con mejor ángulo de visión, lo vio claro y concedió el tanto. La locura se desató en el terreno de juego y en la grada. Había llegado la recompensa a tanto esfuerzo. Minuto 85'.

Tras el tanto, las protestas le costaron la roja a David Carrasco, segundo técnico visitante, y una bronca innecesaria en el centro del campo a Javi Casares, que fue el más perjudicado en una acción en la que intervinieron más compañeros.

Los cinco minutos de descuento se hicieron eternos porque Kevin no sentenció (92'). El ariete se quedó solo ante Cuenca, el meta rechazó su primer disparo y el segundo lo sacó Sergi bajo los palos cuando la pelota entraba. Aún hubo tiempo para sufrir, dos saques de esquina consecutivos para los celestes que solventaron bien los xerecistas... Triunfo con dedicatoria especial para Juan Bellido y vuelta a la normalidad. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios