fútbol división de honor

Y todos contentos (2-2)

  • El Xerez Deportivo FC evita en el descuento su primera derrota en Chapín y el Coria celebra en el estadio el ascenso a Tercera División

Fin de curso y todos contentos en Chapín con las notas finales: el Xerez Deportivo FC, con los deberes hechos ya hace varios exámenes, añadía a la matrícula de honor el sobresaliente como local, cerrando la temporada invicto y sin perder en los 17 envites ante su afición; y el Coria se añadía a la nómina de equipos que han ascendido en el estadio al arrancar un empate intrascendente porque el partido en el Felipe del Valle acababa bastante antes y la derrota del Conil sellaba el ascenso de los ribereños independientemente del resultado de Chapín. Al final, los amarillos acompañan a los azulinos a Tercera División y los dos equipos y sus aficionados celebraban en el estadio: los xerecistas su fenomenal campaña -la obligación de ascender no resta mérito al logro conseguido- y acabar invictos en casa y los corianos su ascenso en la última jornada, fiesta en Fondo Sur y Preferencia que acabó con unos y otros mezclados camino de los vestuarios.

Se la jugaba el Coria, que sacó petróleo en sus dos únicas llegadas en la primera mitad. El Xerez DFC, que no quería acabar perdiendo en casa delante de su afición, fue muy superior en la primera mitad pero, lo que es el fútbol, tuvo que esperar al descuento para salvar el empate cuando los visitantes habían rozado el tercero en un par de aproximaciones. No hubiera sido justa la derrota del equipo de Pepe Masegosa, que sigue meditando su continuidad porque para lidiar con el entorno en Tercera -sabe que le estarían esperando- hacen falta muchos más mimbres de los que ahora dispone, aunque eso se verá en próximas fechas.

Por tercera vez en la temporada, el Xerez DFC comenzó cuesta arriba en casa y al igual que contra el Rota con el gol de Orihuela y el Estrella con el de Horrillo, los visitantes se adelantaron en el marcador. Y además, a las primeras de cambio porque no se había cumplido aún el primer minuto cuando Israel cabeceó libre de marca en el área una falta para adelantar a los amarillos. El 0-1 desperezó, si alguno había salido dormido, a los azulinos, que poco a poco encerraron en su campo al Coria, cada vez más impotente para dar pases seguidos.

Volcado a la derecha por la movilidad de Heredia, el Xerez comenzó a buscar las cosquillas a la zaga ribereña tirando de calidad y las combinaciones entre Adrián Martín y Barba con sus compañeros, porque el juego en largo no dio resultado. El canario fue el primero que pudo empatar y luego Javi Tamayo casi llega a un centro del jerezano al primer palo. Mediado el primer tiempo, el balón y el control del partido eran por completo de los azulinos, monólogo xerecista aderezado con ocasiones e intentonas, como un balón que Barba envió al limbo en inmejorable posición o un remate a bocajarro de Álex Expósito que estrelló en Isco.

Mientras Puma se desgañitaba en la banda pidiendo a su equipo que saliese de la cueva -cambió de banda a Dani Casado y Jaime pero fue inútil-, el Xerez DFC percutía al ritmo pausado que marcaba Adrián Martín: toques y triangulaciones hasta encontrar huecos para entrar por la banda y de ahí a buscar al Chispa o las diagonales de la segunda línea. También lo intentó el Xerez DFC con la pizarra, como en la falta que sacó, en vez de al área, a la derecha para que Adrián Martín metiera el pase de la muerte despejado a córner por un defensa.

Y quizás en la ocasión menos clara llegó el empate, tan merecido como inesperado por el fallo de Isco. El portero visitante midió mal en su salida hacia un balón que caía del cielo y que cazó el que no está pero llega, Barba, para cabecear suavemente y entrar mansamente el balón junto al poste.

El castigo al paso atrás del Coria, que se había pasado 39 minutos corriendo detrás de los azulinos, no duró demasiado porque en otro balón sin peligro, en el pico del área, Álex Expósito no vio a un amarillo en otro balón que caía del cielo y cuando fue a despejar pateó claramente al rival, penalti que Dani Casado no desaprovechó, y el primer tiempo acabó con un magnífico pase bombeado sobre la zaga amarilla de Adri Rodríguez que Javi Tamayo no pudo empalar.

Sin recompensa a su mejor juego y numerosas ocasiones en la primera mitad, el Xerez DFC arrancó con susto la segunda parte porque Sabo cabeceó en plancha al lateral de la red un buen centro de Jaime, que le había buscado las cosquillas a Padilla. Masegosa cambió la sala de máquinas dando entrada a Jorge Herrero y Bello sin que el dibujo cambiase y Javi Tamayo marró el empate al cruzar en exceso el balón tras un resbalón de un central coriano que le dejaba solo ante Isco. El Chispa lo intentó de falta directa y Heredia con un zurdazo cruzado al borde del área que lamió el poste y el Coria aprovechaba los cambios -entraban Liru al lateral derecho, pasando Padilla al izquierdo, y Cuenca a la banda, quedando Álex Expósito en punta- para cruzar el medio campo y merodear el área de Marrufo.

El partido pierde fuste en el minuto 71, cuando la afición visitante festeja el 1-0 del San José. Bello empieza a hacer de las suyas por la izquierda pero Cuenca y Sergio Iglesias no atinan en sus remates. El 2-0 al Conil hace intrascendente ya el resultado: el Coria acompaña al Xerez DFC a Tercera y eso parece envalentonar a los visitantes, que rozan el tercero en llegadas de Pablo y Dani Casado, aunque también Expósito puede marcar pero su cabezazo sale blando a las manos de Isco. Y ya en el descuento, Bello saca rápido una falta en corto a Caballero, la defensa amarilla se desajusta entre los que salen y los que se quedan y el centro del azulino lo remata Jorge Herrero a la red con un impecable cabezazo.

Al final, todos contentos en Chapín pero la próxima temporada en Tercera División será diferente, seguro...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios