Tribuna Económica

Rogelio velasco

FMI y perspectivas para España

Esta semana, se celebra la reunión anual de primavera del FMI. Es la época de la presentación de las perspectivas económicas mundiales para este y el próximo año.

Las anteriores previsiones del FMI para los países occidentales, rebajaban significativamente el crecimiento, especialmente para las economías de EEUU y el Reino Unido. De manera algo sorprendente, ha mantenido las previsiones para el primero y mejorado significativamente las perspectivas para el segundo.

Esto no significa que el optimismo haya vuelto en estos dos casos. Para el de EEUU, la visión del FMI es que la administración de Trump no ha tomado, de momento, ninguna medida radical respecto de las relaciones comerciales exteriores. La gran reforma fiscal prometida, tampoco acaba de materializarse. Y en relación con el Reino Unido -cuya previsión para este año pasa del 1,5% al 2%, la subida más elevada de todos los países- está considerando que los efectos negativos sobre su economía, como consecuencia del Brexit, se van a producir de manera más pausada de lo previsto anteriormente. De hecho, la previsión para el 2018 es de una reducida tasa del 1,5%, lo que sin duda va a deparar efectos sobre nuestra economía, especialmente en el sector turístico.

Una buena noticia para España, es que el organismo internacional ha elevado su previsión de crecimiento para este año hasta el 2,6%, desde la anterior previsión del 2,3%. Esa tasa, está entre las más elevadas de todos los países occidentales y, desde luego, superior a la de la zona euro, que crecerá solo el 1,7%.

Crecer por encima de los países de nuestro entorno, es una buena noticia. Pensemos que Italia sólo lo hará al 0,8% y que Alemania y Francia lo harán en torno al 1,5%. Sin embargo, representará para España una reducción del 0,6% respecto de 2016. Esto implicará una menor creación de empleo y de reducción de la deuda, tanto pública como privada; reducción que necesitamos continuar para disminuir la vulnerabilidad de nuestra economía.

El Fondo, sin embargo, puede cometer errores, como todas las instituciones que realizan previsiones. Es posible que esté infravalorando tanto la inercia interna de nuestra economía, como el dinamismo mostrado por las exportaciones. Las mejoras competitivas realizadas durante la crisis, junto a las favorables condiciones financieras, apoyadas por una política monetaria acomodaticia, están permitiendo continuar con un crecimiento robusto, como muestran las primeras cifras de avance del primer trimestre de este año. Además, aunque algunos efectos transitorios están revirtiendo su evolución -precio del petróleo y política fiscal expansiva de los dos últimos años-, los efectos desfasados todavía contribuyen positivamente.

Y respecto de las exportaciones, España está ganando cuota de mercado en la UE y las empresas se están expandiendo rápidamente en los mercados asiáticos y del Golfo, contribuyendo a la expansión de la actividad económica.

Globalmente, el FMI confirma los datos del Banco de España y de otras instituciones que recientemente han actualizado sus previsiones, pero es posible que se quede corto y terminemos el año con un crecimiento y creación de empleo superiores.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios