Análisis

Manuel Moure

Economía política

Como todo el mundo sabe, cuando no hay para bistecs toca conformarse con huevos fritos con patatas. Es ley de vida. Si la soga aprieta el cuello hay que hacer lo propio con el cinturón. Curiosamente cuando se aprieta el de abajo la de arriba se afloja. No queda otra. Hay detalles que revelan claramente el estado de la economía. Por cada lugar de este país hay uno, aunque los más genéricos son los gastos en ocio. Porque cuando toca sufrir por el dinero a uno no le quedan billetes ni ganas para disfrutar... Que a los políticos les va estupendamente lo deja bien a las claras que Iglesias y su pareja se hayan gastado 600.000 euros en un casoplón de esos que tienen hasta cuarto de invitados. El que se vestía en el 'Dia' está tornando gustos con una rapidez que pasma. Aparte de sus palabras (esclavos somos de ellas) tampoco hay que echarle nada en cara al líder de Podemos. Cuando se gana bien se gasta a gusto. Y donde hay alegría hay pelo. Y a él le sobra. Lo malo del pelo es tomárselo a los votantes. ¡Qué lejos le queda Vallecas! Y no ha hecho más que empezar en esto de la 'polis'. Lástima.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios