Desde saturno

Jorge Bezares

Ladran, luego cabalgamos

LOS resultados electorales de Andalucía han provocado reacciones muy diversas: algunas muy ponderadas, y otras, mucho menos. En Madrid, capital de las Españas, la extrema derecha ha echado toda la bilis por las TNT, versión explosiva y repugnante, en muchos casos, de las TDT, por la victoria incontestable que la izquierda ha logrado pese a que el PP ha sido la fuerza política más votada –tres diputados y algo más de un punto de diferencia sobre el PSOE-. Especialmente hiriente resultó el programa ‘El gato al agua’, de la cadena Intereconomía, que, sin ningún tipo de filtro, dejó que su audiencia pudiera descargar toda su ira contra los andaluces, llamándolos vagos y corruptos y lanzando contra ellos todo tipo de improperios, pidiendo que públicamente que se les negara el pan y la sal, aseverando que no querían trabajar, proponiendo que no se les diera trabajo. Conducido por Antonio Jiménez, andaluz para más inri de la provincia de Jaén, la mayoría de sus tertulianos y los televidentes que se apuntaron a la vomitona pública vía SMS protagonizaron un linchamiento de los andaluces y lo andaluz sin excepciones. Hasta el líder del PP andaluz, Javier Arenas, enemigo público número uno de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que es la paganini de la cadena por los servicios prestados desde el tamayazo hasta la fecha, salió escaldado. Aparte de ser un monumento a la desvergüenza que debió impactar negativamente incluso entre una gran parte del electorado popular que no comulga con esta deriva grosera e inmunda de una extrema derecha burda y violenta, el programita de marras vulnera la Ley General Audiovisual, que se aprobó, entre otras cosas, para poner coto a  este tipo de ejercicio xenofobia; odio, en este caso, a los andaluces porque no votaron lo que ellos querían (aunque ahora dudo mucho que les gustara siquiera el propio Arenas). En todos los años que llevo en Madrid no había visto nada igual. Hasta ahora soportaba comentarios maledicentes sobre el voto cautivo, el PER y el resto de sambenitos instalados como verdades absolutas gracias a los comentarios que la muchachada de ‘Espe’ alumbra de vez en cuando para alimentar los más bajos instintos de sus radicales. A ver si se enteran de una vez que los andaluces votan lo que les da la real gana. Por eso, Arenas logró una victoria electoral histórica para el PP; por lo mismo, la izquierda ganó claramente las elecciones y tiene todo el derecho a gobernar durante los próximos cuatro años. Los casi dos millones de votantes del PSOE e IU pondrían enviarles el siguiente SMS: “Ladran, luego cabalgamos”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios