EL ORO Y EL MORO

Antonio / Heredia

Mamen Sánchez

Al fin y al cabo, estas gimnasias y resuellos de Mamen Sánchez han resultado un método infalible de notoriedad para subir dos puestos -del cinco al tres- en los quehaceres socialistas del Congreso. La diputada no se arredra ante la responsabilidad venidera y ha anunciado que duplicará sus esfuerzos hasta llegar al "doscientos por cien". En fin, esta chica vale por dos o barrunta una réplica de sí misma. En la anterior legislatura, se le ha visto muy liada pidiendo dotaciones policiales y un nuevo uso para la cárcel, sin avances que no cayeran ya por su propio peso. Por añadidura, ha predicado las cruzadas viejas de los presupuestos, con tono monocorde de memorando, ha sido compañía de inauguraciones y ha recitado de coro y salteado los logros ministeriales.

Ahora mismo, un congresista de provincias es un papagayo que toma prestada las palabras de las consignas de Madrid y Mamen Sánchez no se aparta de estas trazas pajareras tanto en el plumaje como en el piar. Con el tres a la espalda, la diputada calienta para cualquier carrera. Todo asunto quedará en su según, año va y año viene; poco importa si tus sudores se registran como iniciativa parlamentaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios