Crónica personal

Pilar Cernuda

Obama: lo mejor para España

LO decían en La Moncloa y en Exteriores desde tiempo atrás: a los españoles les convenía que ganara Obama, pero en ningún caso el Gobierno podía pronunciarse en público en ese sentido. Los modos diplomáticos se deben mantener contra viento y marea, y aunque es habitual que dirigentes internacionales apoyen a candidatos de la misma familia ideológica, con Estados Unidos existen otras reglas de juego. Independientemente de que en este caso además se supone que el PP debe sentirse más próximo a los republicanos que a los demócratas, porque todavía hay quien piensa por estas tierras que el partido demócrata representa al centro izquierda en Estados Unidos. Nada más lejos de lo que se entiende en Europa por el centro izquierda. Un dato: Esteban González Pons, al que cada vez se le da más cancha en las cuestiones de relaciones exteriores al ir Moragas a La Moncloa, no sólo acudió a la convención republicana hace unas semanas; también acudió a la convención demócrata. 

Obama era lo mejor para España porque a Obama le preocupa de forma muy especial la crisis tan profunda que sufre la Unión Europea, su falta de conexión interior, su falta de acuerdos institucionales para afrontar la crisis, y cómo esos problemas afectan a países que están tomando medidas muy drásticas para intentar superar su situación. Y suele poner como ejemplo a España, a quien ha echado varios capotes en encuentros internacionales, como por ejemplo cuando a raíz de la reunión de la OTAN convocó a los jefes de gobierno más influyentes de la Unión Europea y les pidió flexibilidad en las exigencias que imponía a los países en dificultades, entre ellos España. 

Hasta ahora no se ha producido una conversación en profundidad entre Obama y Rajoy. Se han visto en reuniones internacionales, donde Obama ha procurado siempre mantener un aparte con el jefe de Gobierno español, pero las dos embajadas han recibido idéntico mensaje: no hacer esfuerzos para que meter en agenda esos "apartes" cuando coinciden en reuniones internacionales, porque tanto la Casa Blanca como La Moncloa desean que se produzca una entrevista dentro del marco de un encuentro bilateral, preparado por los respectivos equipos y que sirva para dar un repaso a las relaciones entre los dos países en los campos económico, político y defensa, así como analizar el escenario internacional. Y tanto la casa Blanca como La Moncloa habían decidido meses atrás que se aplazara esa reunión hasta después de la fecha de las elecciones. 

Si hubiera ganado Romney, seguro que Rajoy le habría enviado un telegrama de felicitación en los mismos términos que el que ha enviado a Obama. Pero el grado de satisfacción en el Gobierno español no es el mismo que si hubiera ganado el candidato republicano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios