La columna

Begoña García / González-Gordon

El lado oscuro de las Jacarandas

ME gustan muchísimo los árboles. Y si son jacarandas, ni te cuento. Más que debilidad, es pasión lo que siento por ellas. Es tan opaco, tan denso, tan puro, su color inusitado. Y bajar por la Porvera, bajo esa arcada azul y prodigiosa, es como entrar en una misteriosa umbría que me transporta.

Pero una cosa es disfrutarlas y otra padecerlas. Así me lo hizo ver una persona amiga, después de leer una de mis columnas. Me mandó un email que me abrió los ojos a una nueva realidad. La de las personas que viven en la Porvera y que no pueden limitarse a disfrutarlas como hacemos los demás, porque tienen -por fuerza y todo el año- que padecerlas. Me van a permitir que lo reproduzca tal cual, pues recoge primorosamente la cara fea de estas bellezas.

"Eso que tú ves como una luminosa arcada es una pesadilla para los vecinos. Concentra la contaminación, da sombra y oscuridad en invierno y deja pasar el sol en verano. Cuando caen, sus hermosas flores, se convierten en un foco pestilente difícil de soportar. La jacaranda, siendo un bellísimo árbol, estarían mucho mejor en jardines o grandes paseos, no embutidas en una calle que las hace crecer como jirafas malformadas. Imagínate la Porvera con los clásicos naranjos, que siempre han sido compañeros de nuestros paseos urbanos, con su olor azahar, su recortada sombra y su colorido fruto. Ganaría la calle y ganaríamos todos".

Me dejó bien convencida de la necesidad de sacrificar mi disfrute. Y todavía más me convenzo cuando escucho a la gente quejarse de lo que resbalan y pringan las flores pisoteadas. Y ya fanática de su sustitución, cuando me contaron -qué cuadro tan triste- cómo los nidos de los jilgueros amanecen vacíos -qué penita-, después de la noche en que pasa el camión que fumiga los pulgones.

Que no, que no. Que pongan naranjos. O lilas, prunos, lo que sea. Se me ha vuelto antipática la hermosa arcada de las jacarandas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios