Fútbol CD Alcalá 2 - Xerez CD 0

LÍNEA DE FONDO

El silencio de Joan Laporta

El Barça se quedó sin Jorquera, lesionado con la selección catalana, y el presidente no abrió la boca

SE lesionó Jorquera con la selección catalana, se quedó el Barcelona sin portero suplente y el presidente Laporta no abrió la boca. Escasas fechas antes había denunciado la utilización de los futbolistas blaugranas por parte de sus respectivas selecciones con las consiguientes lesiones y largos viajes que afectaban al rendimiento en los clubes que en realidad les pagan. No le faltaba razón, desde luego. Pero claro, la lesión más importante en años de un jugador del Barça con una selección se produce precisamente jugando su portero suplente en la selección catalana. Y ahí, el silencio de Laporta ha resultado mezquino y cobarde.

Su catalanismo acabará por espantar a muchos seguidores culés de toda España. A mí, simpatizante del Barça, me importa poco que el presidente sea de CIU, del PP o de Esquerra Republicana. Como si quiere ser de Fuerza Nueva. Lo que me parece patético es que el presidente de un club que presume de traspasar las fronteras españolas y de tener peñas hasta en Hong Kong, caiga en ese catetismo provinciano y nacionalista de mezclar al Barça con el catalanismo a niveles políticos.

Y es que el menda lerenda de Laporta se empeña una y otra vez en hacer gala de su nacionalismo con un tufillo sospechoso: parece estar labrándose una carrera política a costa de un gran club que no debiera estar contaminado. Un club en el que sus mejores perlas de la cantera son extranjeras. Un club con gran porcentaje de foráneos. Un club cuyo presidente hace gala de antiespañolismo (no seré yo quien critique esto) pero cobra un dineral de las televisiones gracias a los miles de aficionados barcelonistas que pagan doce euros por partido en PPV para ver al equipo con el que simpatizan. Aficionados como yo a los que la política nos importa un bledo y que nos hicimos del Barça prendados del estilo de Don Johan, en la etapa dorada de Kubala o en los buenos tiempos de Ronaldinho. Laporta, el Barça es más que un club. No es un partido político.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios