¡Good bye ETA!

Si ETA ha tardado siete años desde el anuncio del fin de los asesinatos hasta la disolución, los demócratas no debemos emplear menos en empezar a reflexionar sobre los presos.