Andalucía

Avalancha de 299 inmigrantes en Tarifa a bordo de 31 lanchas de juguete

  • Oleada inédita desde 2010 en la cantidad de personas tras dos meses en los que apenas llegaron 500 personas Hay cuatro embarazadas y dos adolescentes entre los tripulantes interceptados

La jornada de ayer supuso una oleada récord del fenómeno de la inmigración, después de unos meses de junio y julio en los que apenas medio millar de personas llegaron procedentes del norte de África. Hasta 299 personas indocumentadas llegaron a las costas de Tarifa, en la mayor oleada registrada en el Estrecho desde 2010, según fuentes de la Guardia Civil. Las altas temperaturas y la falta de temporales marítimos en el Estrecho, animó a muchos a cruzar el Estrecho desde primera hora, un goteo de neumáticas.

Las embarcaciones, un total de 31 y todas ellas de juguete, arribaron a Tarifa desde temprano de forma intermitente hasta pasado el mediodía y continuó por la tarde con otras ocho, incluso llegaron otros nueve inmigrantes recogidos por un Ferry, que hacía la ruta Tánger-Tarifa.

Así, por la mañana llegaron hasta 23 lanchas, con 223 indocumentados. Todos ellos en buen estado de salud, si bien entre las 31 mujeres llegó una embarazada. Algunas de las lanchas lo hacían a la vez ocasionando algún colapso en el puerto, si bien desde Cruz Roja, se aseguró que existen medios suficientes para hacer frente a esta avalancha. Voluntarios de Algeciras recibieron una prealerta y acudieron a Tarifa junto al apoyo del dispositivo de la OPE.

Todas las embarcaciones disponibles: Salvamar Atria, Salvamar Gadir, Salvamar Alkaid, Salvamar Dubhey y una patrullera de la Guardia Civil fueron las encargadas de llevar a los inmigrantes a puerto, donde fueron atendidos.

Por la tarde, continuó la llegada de embarcaciones. Ocho neumáticas llegaron con 68 personas, 9 de ellas mujeres -3 embarazadas- y dos adolescentes. Pasadas las 21:00 llegaron otras ocho personas en un ferry. El balance final fueron 299 personas.

Por su parte, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Cádiz en contra de Cruz Roja, resaltó "la falta de medios materiales y humanos" del Servicio Marítimo de Algeciras y del Puesto de Tarifa, unidades "que se están viendo desbordadas ante esta operación salida orquestada por las mafias dedicadas al tráfico ilegal de personas".

En un comunicado, la AUGC transmitió "la preocupación" de sus afiliados por "la falta de protocolo e información, ante el riesgo que corren al recibir a los inmigrantes en las dependencias del puerto de Tarifa careciendo, en ocasiones, de unos simples guantes de látex y mascarillas eficaces con las que evitar el contagio de cualquier enfermedad de la que puedan ser portadores" los inmigrantes.

Por todo ello, la AUGC solicitó "que se dote de unas medidas profilácticas adecuadas a los riesgos existentes en la actualidad, teniendo en cuenta el origen de los inmigrantes que se están interceptando y la alerta activada por la Organización Mundial de la Salud, y así evitar contagios de enfermedades como la tuberculosis o el ébola en el peor de los casos".

Esta asociación sostiene que no basta con publicar una guía en la intranet", y reclamó "que se informe puntualmente a los guardias civiles de los riesgos que corren y los medios que deben emplear, en el desempeño de sus funciones ante casos de inmigración ilegal como los acaecidos este lunes".

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) aseguró que la llegada masiva de inmigrantes en embarcaciones a las costas españolas es el "resultado" de la "nefasta actuación" del Gobierno español y la gendarmería marroquí en las fronteras de Ceuta y Melilla, ya que cruzando el Estrecho "los inmigrantes saben que tienen muchísima más seguridad jurídica".

En la costa gaditana, la inmigración suele utilizar embarcaciones de juguete, llamadas popularmente toys, que los propios inmigrantes compran y en las que temerariamente se embarcan con la intención de cruzar el Estrecho hasta la costa española. Sin embargo, el Cuerpo Nacional de Policía indica que la llegada a España no la realizan casi nunca a bordo de las barcas de juguete.

Las organizaciones suelen proveerles de los medios necesarios hasta llegar a las playas del norte de África desde las que parten, también les da un teléfono móvil y les alecciona para que a mitad de trayecto realicen llamadas de socorro a los servicios de rescate y poder llegar de forma segura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios