Andaluzas 22M

Ciudadanos rechaza ser la llave del Gobierno pese a su resultado

  • Juan Marín y Albert Rivera, que logran nueve parlamentarios, insisten en que no cambiarán "consejerías por un pacto".

Comentarios 11

Los apoderados y simpatizantes de Ciudadanos que acudieron ayer al hotel NH Collection de Sevilla miraban a Albert Rivera y Juan Marín como padres orgullosos mientras los líderes de su partido atendían al rosario de periodistas de medios andaluces, nacionales y alguno que otro catalán. Pasadas las diez y media de la noche, unas trescientas personas -colocadas detrás de las cámaras como el público de un programa de televisión- comentaban una y otra vez la sorpresa de los nueve parlamentarios y la letanía que repetían Rivera y Marín en cada declaración. "Ciudadanos no va a formar parte del Gobierno de la Junta de Andalucía porque no hemos ganado las elecciones", dijo por enésima el teniente de alcalde de una corporación municipal, la de Sanlúcar de Barrameda, donde gobierna el PSOE.

Marín hizo incluso las cuentas, que dicen que si suma sus escaños con los 47 del PSOE superan el límite de la mayoría absoluta, e incluso rechazó la posibilidad de actuar como Izquierda Unida en Extremadura, que favoreció un Gobierno del PP con su abstención. "Nada de cambiar consejerías ni sillones por un pacto de gobierno de sumisión a nada", dijo el líder andaluz, que desgranó algunas de las medidas que propondrán, "desde la oposición", como "eliminar la corrupción de la vida política y una reactivación económica basada en los incentivos a las empresas que no favorezcan los despidos". También aludió a la defensa de la sanidad, al planteamiento de un pacto por la educación y, sobre todo, a la importancia de impulsar una modificación de la ley electoral "que permita a los andaluces elegir a sus representantes en listas abiertas".

En el mismo sentido se pronunció Albert Rivera, aunque de una forma más contundente. "Podemos hacer más en cuatro años que en los 36 que llevamos de democracia", manifestó el político catalán. El cambio, tan manoseado en esta campaña, también es una de las banderas de la formación naranja, pero Rivera habló de una "tercera vía donde no hay enfrentamientos ni enemigos" y aseguró que los votantes han sabido apreciar "la educación y la amabilidad" de su "cambio sensato". "Se acabó la prepotencia de la mayoría absoluta y el bipartidismo. Ahora toca cambio profundo, humildad y diálogo"

El presidente de Ciudadanos destacó los resultados de los comicios de ayer, que multiplican por ocho los apoyos recibidos por su formación en las Europeas, haciendo especial hincapié en los escasos recursos dedicados a la campaña. "El tranquilo sensato va a llegar, aunque Andalucía era una comunidad difícil para un partido como el nuestro por el adelanto electoral", manifestó Rivera, que se comparo con otros partidos: "Casi hemos doblado los resultados de un partido histórico como Izquierda Unida y nos hemos quedado a cinco puntos de Podemos, que se supone que iban a ganar las elecciones".

El discurso de los líderes de Ciudadanos parece haber calado entre los simpatizantes -que dejaban el salón con cuentagotas, a pesar del calor de los focos- y repetían las mismas frases que Marín y Rivera hacían a los medios. "La gente quiere un cambio tranquilo", comentaba uno de los apoderados en un corrillo. "Ahora no hay que pactar, pero sí dialogar", le respondía una de sus compañeras. También había consenso en la euforia y la satisfacción generalizada, aunque pocos esperaban superar la mayoría de las encuestas publicadas hasta la fecha. "Hemos recibido mucho apoyo en los colegios. Había gente que nos avisaba si nos ocultaban las papeletas", señaló Lucía, una mujer que pasó la jornada electoral en un centro sevillano. "El lunes y el martes descansamos, pero el miércoles tenemos una reunión que las municipales están a la vuelta de la esquina", afirmó. El reto, superar el 9% para esa "tercera vía" que defiende el partido naranja.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios