Guadalcacín-Écija Balompié Fue bonito mientras duró (0-1)

  • El Guada se despide de la categoría nacional con una derrota calcada a las anteriores: el equipo compite pero le falta suerte y acierto para obtener un mejor resultado

Formación del CD Guadalcacín en su último partido en Tercera División. Formación del CD Guadalcacín en su último partido en Tercera División.

Formación del CD Guadalcacín en su último partido en Tercera División.

Se acabó lo que se daba. El Guadalcacín se despidió de la Tercera División con un partido que fue un calco de anteriores derrotas: el equipo jerezano compite, lo intenta y planta cara, tiene ocasiones pero le falta un plus para obtener un mejor resultado, carece de suerte y acierto y los rivales, en este caso el Écija, hacen mucho daño con muy poco.

Fue un partido de despedidas en el Fernández Marchán: el equipo dijo adiós a la categoría nacional, Jesús Mendoza dijo adiós al banquillo de los azules y Diego Galiano colgó las botas, cerrando su etapa como futbolista y dispuesto a iniciar una nueva aventura ya que será el entrenador del Guada en División de Honor.

Y lo cierto es que ante un Écija que se jugaba la vida, el equipo de Mendoza dio la talla. Con Rosales y Diego Galiano en el eje de la zaga, Pulido pudo jugar en su sitio, en el centro del campo junto a Luis Castillo y Fernando, con Regalí por la derecha y Juanjo por la izquierda, con Fran Jiménez en punta y como siempre, jugando casi siempre de espaldas a la portería contraria y tratando de aguantar el balón en los pelotazos largos para dar salida a sus compañeros, entre los que destacaron los laterales, Gómez y Beni.

Un intento de vaselina de Bubu animó a la afición visitante, jaleada por un bombo que no dejó de sonar, y Rosales puso a prueba a Fernando con un chutazo en falta lejana que botó justo delante del meta visitante, que se sacó el balón como pudo a saque de esquina. Tras los escarceos iniciales, el Guada tomó el mando del partido, sin dejar al Écija acercarse a Lebrón aunque sin crear ocasiones de peligro.

Así avanzó el partido hasta el topetazo de Regalí con la valla lateral. Con el futbolista local atendido y retirándose, el Guada encajó el 0-1 cuando jugaba con 10: un centro desde la izquierda lo controló Bubu de espaldas y abrió a la derecha, donde Lopes llegó en carrera desde atrás para enganchar un zambombazo imposible para Lebrón.

Otra vez más cuesta arriba, el Guada trató de reaccionar y pudo empatar antes del descanso en un balón de Fran Jiménez despejado por un defensa que dio en Pulido y el balón salió rozando el palo.

En una segunda mitad igualada, el Écija sacó tres córners seguidos tras un cabezazo de espaldas de Fran Jiménez fácil para Fernando. También con un par de saques de esquinas trató de apretar el Guada y en un pase filtrado a la espalda de la zaga visitante, Juanjo, entrando en diagonal, controló con el pecho y empalmó con la zurda, tapando el meta visitante.

También apareció Lebrón en sendos mano a mano, el primero ganado a Castilla y el segundo, ya en el descuento, a Lito. Entre ambos, el Guada pudo empatar en un centro al segundo palo de Luis Castillo que cabeceó Fran Jiménez, paseándose el balón por la línea de gol, y Fernando lo intentó con un zurdazo que salió desviado.

Así, con nueva derrota, acabó la aventura del Guadalcacín en Tercera División, que fue bonita mientras duró salvo esta temporada, que se ha convertido en un calvario. Pero el sufrimiento acabó ayer por fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios