Energía Naturgy promete al menos 6.900 millones de dividendo hasta 2022

  • La compañía incrementará un 30% la remuneración al accionista este mismo año y la aumentará un 5% en cada ejercicio del nuevo plan estratégico

  • Reduce a la mitad el valor de sus activos con un ajuste no recurrente por importe de 4.900 millones de euros

Francisco Reynés, presidente de Naturgy, presenta en Londres el plan estratégico 2018-2022. Francisco Reynés, presidente de Naturgy, presenta en Londres el plan estratégico 2018-2022.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy, presenta en Londres el plan estratégico 2018-2022. / M. G.

Naturgy, la antigua Gas Natural Fenosa, anunció hoy un objetivo de reparto de dividendos de al menos 6.900 millones de euros a sus accionistas en el periodo 2018-2022. La remuneración al accionista se aumentará desde este mismo año,  con un incremento del 30%, en virtud del nuevo plan estratégico que presentó en Londres y según la información que la compañía remitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Dentro de esta misma política de mejora de la remuneración al accionista, Naturgy dispondrá de otros 2.000 millones de euros para el total del periodo, lo que supone unos 400 millones de euros cada ejercicio, para recompra y amortización de acciones (buy-back) en caso de que no se concrete ninguna operación de crecimiento inorgánico, es decir, ninguna adquisición o fusión. 

Con esta nueva política, la energética presidida por Francisco Reynés abonará en 2018 un dividendo de 1,3 euros por acción, con un incremento del 30% respecto al euro pagado con cargo a 2017. Pero el plan estratégico se compromete a que en el resto de ejercicios afectados el dividendo crezca un mínimo del 5% anual, para situar esa retribución a los accionistas en los 1,59 euros en 2022. Esto supone un crecimiento de la rentabilidad del 59% respecto al dividendo de 2017, cuyo segundo plazo se abona ahora.

Con el nuevo plan estratégico, Naturgy cambia la política de  abono del dividendo. Será en metálico y se ejecutará en tres pagos: al finalizar el primer semestre, el 20%; al cierre del tercer trimestre, el 35%, y una vez celebrada la junta general de accionistas, el 45% restante

De esta manera, la energética que el miércoles cambió su nombre de Gas Natural Fenosa a Naturgy garantiza un mínimo de más de 4.450 millones de euros en dividendos a lo largo los próximos cinco años para sus tres principales accionistas: Criteria Caixa (24,4%), CVC y Alba (20,1%) y GIP (20%). 

Reynés destacó en la presentación del plan ante los inversores que los accionistas "son los dueños de la empresa y la creación de valor debe ser así una de las prioridades". "No estamos obsesionados con ser los más grandes, estamos obsesionado con ser los que más valor proporcionemos", agregó.

Un beneficio un 32% mayor 

En lo que respecta a sus objetivos financieros para el periodo, se marca el reto de alcanzar un beneficio neto de 1.800 millones de euros en 2022, lo que representa un incremento del 32% frente a los 1.360 millones de euros de 2017, y un resultado bruto de explotación (Ebitda) al final del plan de 5.000 millones de euros, un 28% más que el año pasado. 

En lo que respecta a su deuda neta, Naturgy prevé que mantendrá los niveles actuales de 16.400 millones de euros al final del periodo marcado en el plan, en un entorno de previsible subida de tipos de interés, manteniendo así los niveles de coste de la deuda en línea con los actuales (3,5%). 

Con motivo de esta nueva estraegia, el grupo ha realizado una revisión del valor de sus activos, basándose en el nuevo entorno macroeconómico y las perspectivas de los principales indicadores del sector energético y las hipótesis contempladas en el plan, que le ha llevado a un ajuste de 4.900 millones de euros antes de impuestos, frente a los 9.800 millones de euros en que los tenía contabilizados, de aplicación en el primer semestre de este año. 

No obstante, Naturgy señaló que este ajuste, focalizado principalmente en los activos de generación eléctrica convencional en España, no tiene impacto alguno en la remuneración al accionista y a partir del próximo año tendrá un efecto positivo en los resultados del grupo. 

Además, el grupo sitúa su cifra de inversiones totales para el periodo en los 8.400 millones de euros, lo que supone unos 1.700 millones de euros al año, de los cuales 5.300 millones de euros están destinados a crecimiento y ya han sido identificados, elevando así la proporción de inversiones dedicadas al crecimiento que representan más del 60% del total del periodo. 

De esta cifra total destinada a inversiones por la energética, un 36% se focalizarán en los negocios de Gas y Electricidad y el 27% a Infraestructuras Latinoamérica , entre otras regiones. 

La compañía prevé reducir una media anual de 200 millones de euros el capex frente al del periodo 2015-2017, aunque aumentando el peso de las inversiones de crecimiento orgánico respecto a años anteriores. De esta manera, un 63% de las inversiones se destinarán al crecimiento en el periodo 2018-2022. 

Así, la compañía destacó que buscará posicionarse en países que fomenten seguridad jurídica, así como su propio desarrollo económico en entornos macroeconómicos estables que permitan garantizar un crecimiento constante. 

Reducir el peso del mercado español

En lo que respecta al mercado español, Naturgy prevé que represente un máximo del 40% del negocio de la compañía en 2022, frente a otros mercados internacionales. Además, contempla en su nuevo plan unas desinversiones en los próximos cinco años por un importe total de 3.000 millones de euros, aunque esta cifra incluye ya 2.700 millones completados en el primer semestre de este año. En concreto, el grupo ha cerrado en lo que va de 2018 las ventas de una participación del 20% en la sociedad titular de los activos de distribución de gas natural en España por Allianz Capital Partners (ACP) y Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB), así como de su negocio en Italia y en Colombia. 

Asimismo, el grupo apuesta por aumentar la contribución de las actividades reguladas y un perfil más eléctrico, con lo que espera que a futuro al menos el 70% de su negocio esté ligado a actividades de infraestructuras reguladas y la mitad al negocio eléctrico. 

En lo que se refiere a medidas de eficiencia, el grupo se compromete a una reducción de gastos operativos anuales de 500 millones de euros en 2022, con eficiencias centradas en el análisis de aquellas actividades non core de la compañía. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios