Clima Social Metroscopia Enero 2019

El bloque de PP, Cs y Vox afianza su liderazgo con el 49% del voto

  • El PSOE sería el partido más votado en unas generales pero la caída de Unidos Podemos abre la puerta a un vuelco electoral

  • Los populares superan a sus contrincantes en la derecha

El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en una sesión de control en el Congreso. El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en una sesión de control en el Congreso.

El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en una sesión de control en el Congreso. / Javier Lizón / Efe

Comentarios 11

El pentapartidismo se asienta en España con la irrupción de Vox. Por primera vez desde 1978, cinco formaciones políticas superan el 10% de los votos sin que ninguna alcance el apoyo del 25% del electorado. PP, Ciudadanos y Vox afianzarían su hegemonía electoral si son capaces de replicar a nivel nacional la alianza que ha propiciado el cambio de Gobierno en Andalucía. El bloque de centroderecha sumaría el 49% de los votos y se colocaría al borde de la mayoría absoluta en el hipotético caso de que hoy se celebraran elecciones generales.

Cinco partidos se reparten el electorado Cinco partidos se reparten el electorado

Cinco partidos se reparten el electorado / Dpto. de Infografía

El PSOE sería el partido más votado, con el 23,7% de los votos, pero el desfondamiento de Unidos Podemos aleja al bloque de fuerzas de izquierda del tripartito conservador al quedarse a casi nueve puntos de distancia. Para retener la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez dependería de los partidos nacionalistas, a los que genera repulsión la agenda recentralizadora que recogen Vox y Ciudadanos en sus programas.

Cinco partidos se mueven entre el 10% y el 25% de los votos por primera vez en cuarenta años

Éstas son las principales conclusiones que se desprenden de la quinta oleada del Clima Social elaborado por Metroscopia para este periódico. El sondeo se realizó entre el 9 y el 15 de enero a partir de 2.332 entrevistas telefónicas. Las respuestas ya recogen el efecto del acuerdo a dos bandas firmado por el PP con Ciudadanos y Vox para que Juanma Moreno se haya convertido en el primer presidente no socialista de la Junta de Andalucía.

El PSOE rompe la tendencia a la baja

Si hoy se celebraran elecciones generales, los socialistas serían la fuerza más votada. El PSOE rompe la tendencia a la baja iniciada en el sondeo septiembre y llegaría al 23,7% de los sufragios. Una muestra de la fragmentación política de la derecha es que el PSOE sería ahora el primer partido cuando en las últimas elecciones generales fue el segundo con el 22,7% de los apoyos, a once puntos del PP.

Fidelidad y transferencia de voto Fidelidad y transferencia de voto

Fidelidad y transferencia de voto / Dpto. de Infografía

La resurrección política de Pedro Sánchez y los problemas internos de Unidos Podemos han frenado la sangría de votos del PSOE, que lograría retener el 64% de los apoyos de 2016, lo que evidencia el índice de fidelidad más alto de todos los principales partidos. Sólo el 2% de los votos socialistas se irían a las filas de Pablo Iglesias, tres veces menos que en el sondeo de diciembre, mientras que el 11% de los electores morados elegirían ahora la papeleta socialista.

Sangría de votos del PP

PP, Ciudadanos y Unidos Podemos estarían en un puño, separados por apenas dos puntos. En comparación con la anterior oleada, los populares arrebatarían la segunda plaza al partido naranja, y mejorarían en un punto su resultado estimado hace un mes hasta lograr el 19,1% de los votos. Sin embargo, Pablo Casado aún estaría lejos del 33% que obtuvo Mariano Rajoy en los comicios generales de 2016.

Apenas dos puntos separan a Partido Popular, Unidos Podemos y Ciudadanos

El nuevo líder popular tiene mucho trabajo por delante. No sólo presenta el índice de fidelidad más bajo de los grandes partidos –44%–, sino que sufre una sangría de votos a izquierda y derecha. El 22% de sus electores optarían por Vox mientras que el 13% se sumarían a las filas de Albert Rivera. En suma, uno de cada cinco votantes del PP en 2016 le sería infiel por el partido de Santiago Abascal.

Ciudadanos no logra rentabilizar a escala nacional su papel decisivo en Andalucía. El partido naranja se deja casi tres puntos respecto a diciembre, por lo que cae a la tercera posición. No sólo disminuye la fidelidad de su electorado hasta el 55%, sino que su capacidad de atraer votantes del PP se reduce cuatro puntos, del 17% al 13%, y aumenta su fuga de votos a Vox del 7% al 11%.

Marcha de Errejón

Unidos Podemos recibiría el 17% de los votos, tras frenar la transferencia de votos al PSOE al 11%, un punto menos que en diciembre. El sondeo se elaboró antes de que Íñigo Errejón anunciara que se presentaría en Madrid bajo unas siglas diferentes a las de Podemos. Habrá que aguardar a futuras encuestas para calibrar su efecto en el electorado morado.

Vox alcanzaría el 12% de los votos, lo que se traduciría en unos tres millones de sufragios, según las estimaciones de Metroscopia, gracias a la fuga del 22% de los electores del PP y del 11% de los de Ciudadanos. El partido de Santiago Abascal se ha erigido en protagonista de la actualidad política. El 46% del electorado afirma que nunca le votaría, arrebatando al PP el dudoso honor de ser el partido que más rechazo genera por segunda vez desde que se confecciona el barómetro.

Vox se alimenta de la fuga del 22% de los votantes del PP y del 11% de los de Ciudadanos

Con el 38% de rechazo, Unidos Podemos genera ahora más aprensión que el PP. En el extremo opuesto se sitúan PSOE–19%– y Ciudadanos –15%–, evidenciando su capacidad de atraer votos de otros partidos. A diferencia de Vox, el principal enemigo de los restantes partidos es la abstención. Uno de cada cuatro electores de 2016 votaría en blanco, no contesta o directamente no ejercería su derecho al voto, según la encuesta. Sus autores advierten que las estimaciones de voto están calculadas a partir de una participación del 67%, tres puntos inferior a la de 2016.

La capacidad de los partidos de movilizar a sus electorados serán determinantes de cara a los próximos comicios, por lo que la aparición de factores externos polarizadores, como el conflicto catalán, puede modificar dramáticamente el escenario actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios