La crítica

Lenguaje corporal en su máxima expresión

  • Jesús Fernández habla con el cuerpo, conoce su espacio vital y lo aprovecha al máximo

Elevar el lenguaje corporal a su máxima expresión no es tarea fácil. En un momento artístico en el que la exploración y la búsqueda de vías de escape es la tónica predominante en la mayoría de bailaores, resulta difícil encontrar a alguien que pueda desarrollar con eficiencia esta teoría. Jesús Fernández lo ha hecho y su baile, al margen de simpatías o antipatías, evidencia un alto grado de solidez. Bien es cierto que en su espectáculo Ataduras muestra una lucha contínua consigo mismo, una lucha que se topa con la frustración, la alegría, la inmadurez, con ese otro yo que le intimida, que le acerca a otros caminos, una lucha en la que quizás a veces se olvida de la realidad pero que está plasmada con bastante acierto, salvo en un apartado, la iluminación. Y es que por momentos, el escenario de la Sala Compañía sólo ofrecía claroscuros, esos que impiden seguir con nitidez los movimientos de los artistas y que, se quiera o no, acaba por deslucir una función.

A lo largo de la hora que comprende su espectáculo, el gaditano expone diferentes estados de ánimo descritos mediante el cante y el baile. Lo expone con pinceladas de seguiriyas, por tangos y por soleá, siempre bien acompañado por un atrás inconmensurable, pues tanto Miguel Rosendo como David El Galli (ávido en los abandolaos de Frasquito Yerbabuena) y las guitarras de Antonia Jiménez y Jesús Guerrero (magistral en los aires mineros que interpretó en solitario) estuvieron a gran altura.

Jesús Fernández habla con el cuerpo, conoce su espacio vital y lo aprovecha al máximo. Es un bailaor que en su afán de perfección desafía a la gravedad y es capaz de interpretar con la misma sencillez unos tangos dentro del canon clásico que bailar  una soleá de lo más actual, eso sí, sin perder el braceo ni el movimiento de hombros, ni tan siquiera el elegante juego de muñecas, detalles que hacen que sea distinto.

Dentro de un esquema muy cuidado, el artista gaditano sabe manejar los tiempos sobre la escena, aunque en ocasiones abusa de determinados efectos que no le aportan nada.

Su Premio al Desplante de la Unión no es casualidad, porque madera tiene, lástima que su baile luminoso se tornase en penumbra por culpa de esos detalles de escena que deslucen, y de qué manera, un buen proyecto.

Baile Jesús Fernández: ‘ataduras’           

Ficha técnica. Baile: Jesús Fernández. Cante: Miguel Rosendo y David ‘El Galli’. Guitarras: Jesús Guerrero y Antonia Jiménez. Palmas: Sonia Poveda y Lidia Valle. Lugar: Sala Compañía. Día: 27 de febrero. Hora: 24,00 horas. Aforo: Lleno.        

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios