La crítica

Universalidad de lo complejo

  • Gran homenaje del baliaor Felipe Mato al aficionado alemán Oliver Farke.

El mundo del flamenco es tan universal como complejo. Universal porque a lo largo de las últimas décadas, personas enamoradas de lo jondo han dedicado su tiempo, incluso su dinero, a exportar nuestro arte a otros puntos del mundo. Y complejo, porque sólo en culturas tan ricas como la flamenca se dan encuentros y relaciones humanas que marcan tanto. Cuando se habla de Oliver Farke los sentimientos que salen a la luz, de forma unánime, son admiración y cariño.

No está de más recordar que este alemán, que quedó prendado por el flamenco el día que vio tocar a Vicente Amigo hace más de veinte años, fundó la revista ¡Anda' en 1994. Desde entonces, la zona del centro de Europa conoció de primera mano los entresijos de nuestra seña de identidad.

Y es el Festival de Jerez el mejor punto de encuentro para que estas personalidades compartan momentos. En definitiva, es el mejor escaparate para que los artistas que aquí actuan lleguen a otras ciudades del mundo con sus propuestas.

La Sala Compañía fue el escenario de este homenaje a Oliver que llevó a cabo el bailaor Felipe Mato en compañía de su equipo.

Un grupo repleto de primeras figuras que realizaron una representación de cante, baile y toque de calidad. Actuaron juntos, pero poco revueltos. No fue hasta el final de la actuación cuando se vieron todos en el escenario, en un número por bulerías que fue lo más destacado de la noche en el plano artístico.

Entre número y número, en el fondo del decorado y con una voz en off en alemán, se pudieron leer algunos fragmentos que el propio Oliver escribió en su momento enalteciendo una cultura a la que hay que acercarse en primer persona.

Felipe Mato aparició en primer lugar realizando un zapateado en solitario al que se sumaron las dos voces de la noche, Miguel Soto 'El Londro' y Moi de Morón. Por su parte, Dani de Morón, recién triunfador en el Festival de Jerez con la presentación de 'El sonido de mi libertad', actuó de manera excelente para la ocasión.

Siguieron caminando en el difícil mundo de la seguiriya en la que 'El Londro' exaltó el estilo de la tierra. Al igual que Moi, echando mano a la de Manuel Torre.

Perfectamente ataviada, Gema Moneo exorna el escenario con paseos deliciosos al ritmo de la bulería para escuchar. Muy de su tierra, acompañó al elenco en una tarde entrañable y especial. Muy buen gusto en el movimiento de muñecas, y sus pies quedaron supeditados al sentimiento gitano de su casa.

Se insinuó cuando las voces se entonaron por bulerías lebrijanas en las que se creció sobremanera, a lo que Dani respondía con la pura esencia de Morón. Tras ella, pasó de nuevo el turno a los cantaores. Para la ocasión, Miguel se despachó por peteneras y Moi lo hizo por malagueñas para acabar el número con aires abandolaos.

Hasta entonces no volvió a salir en escena el bailaor principal. Felipe Mato hizo entonces un gran número por tientos y tangos. Pena que no lo pudiéramos disfrutar durante más tiempo en la actuación ya que posee buena calidad en su hacer bailaor. Despidieron por bulerías, y el público despidió con palmas a los artistas y, sobre todo, se miró al cielo para recordar a Oliver Farke.

¡anda! homenaje a Oliver Farko

Baile: Felipe Mato y Gema Moneo. Cante: Moi de Morón y 'El Londro'. Guitarra: Dani de Morón. Selección de textos: Carina la Debla. Dirección y coordinación artística: Fernando González-Caballo. Día: 23 de febrero de 2016. Lugar: Sala Compañía. Aforo: Lleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios