Pasarela

Carlota Casiraghi, una madre con madurez

  • La hija de Carolina de Mónaco ha aplazado su boda con el padre de su próximo bebé, Dimitri Rassam

Carlota Casiraghi, una mujer con gran parecido a su madre, Carolina de Mónaco Carlota Casiraghi, una mujer con gran parecido a su madre, Carolina de Mónaco

Carlota Casiraghi, una mujer con gran parecido a su madre, Carolina de Mónaco / EFE

La princesa monegasca apura los días de verano antes de la llegada de su segundo retoño, Carlota, la hija de Carolina de Mónaco, ha aplazado la boda con su prometido el productor Dimitri Rassam. Él aún no ha conseguido obtenido el divorcio de su esposa. La pareja tienen hijos de relaciones anteriores, Carlota tiene a Raphaël Elmaleh fruto de su relación con el actor marroquí Gad Elmaleh y Dimitri tiene una hija con la modelo rusa Masha Novoselova. De modo que este es el primer hijo en común de la pareja que nacerá a finales de agosto o principio de septiembre.

Carlota Casiraghi se estrenó hace poco como diseñadora de joyas para la firma Montblanc con una colección cápsula en la que se centra en las mujeres modernas y atrevidas. La colección se llama Les Aimants (Los Imanes) y tiene como inspiración los polos opuestos. Las joyas de la misma tiene todas un imán oculto de forma que se puede jugar a combinar las diferentes piezas, dando lugar a joyas nuevas y auténticas. Casiraghi de 31 años, es la embajadora de la firma Montblanc desde 2015 y ha sido con ella con quien se ha atrevido a dar el paso e iniciar así su aventura como diseñadora de joyas.

La nieta de Gracia de Mónaco siempre ha estado vinculada al mundo de la moda y al de la cultura. Ha sido vista en las entregas de los premios César de Cine y ha hablado públicamente de su fascinación por los poetas franceses como Baudelaire o Rimbaud. En su adolescencia se refugiaba en los libros y devoraba a Sartre, Nietsche y Freud, es tanta la pasión que la filosofía despertó en la princesa que estudió un grado en la Soborna. Hace poco publicó Archipel des Passions que su traducción al castellano sería Archipiélagos de pasiones, el libro es fruto de los diálogos que se produjeron entre Carlota Casiraghi y Robert Maggioni en los Encuentros Filosóficos que la princesa de Mónaco organizaba en el Principado desde 2015 y en el que su ex profesor era el invitado habitual.

Carlota le dedica el libro a su padre, trágicamente fallecido en un accidente de motonaútica en 1990, en él se abordan temas de la vida cotidiana como el amor, la admiración, la arrogancia aportando citas literarias y reflexiones. Desde luego está siendo un año muy completo y repleto de emociones para la monegasca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios