Urbanismo

El pleno aprueba la modificación del PGOU para ampliar las Bodegas Williams & Humbert

  • La propuesta se retiró la pasada semana por las quejas de Adelante de las dificultades que tuvo para acceder al expediente

Momento de la votación de la modificación del PGOU.

Momento de la votación de la modificación del PGOU. / Miguel Ángel González

El pleno municipal ha dado vía libre en la mañana de este miércoles a la aprobación inicial de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que permitirá la futura ampliación de las Bodegas Williams & Humbert. La propuesta contó con el respaldo de todos los partidos que forman parte de la corporación municipal.

Este cambio urbanístico ya se llevó a la sesión plenaria celebrada la semana pasada, pero entonces la alcaldesa, Mamen Sánchez, decidió retirarlo, a pesar de la oposición del edil de Urbanismo, José Antonio Díaz, tras la queja del edil de Adelante Jerez Ángel Cardiel de las dificultades que tuvo para poder consultar el expediente en la Secretaría Municipal debido a la falta de capacidad del ordenador que se puso a disposición de los ediles.

La propuesta de modificación del PGOU aprobada afecta al sector Rancho de Raho. Este es un paraje situado a espaldas de las Bodegas Williams & Humbert y de González Byass a pie de la antigua N-IV, en la zona sur de la ciudad. Con una superficie de 246.797 metros cuadrados, son unos suelos que desde el PGOU de 1984 ya estaban contemplados para la ampliación de estos complejos bodegueros.

Ahora bien, en 2009, la desaparecida Empresa Municipal de Suelo de Jerez (Emusujesa), instó a los propietarios a la tramitación de las figuras urbanísticas para el desarrollo de estos terrenos. El plan parcial llegó a aprobarse hasta en dos ocasiones, pero tuvo que paralizarse ante los informes desfavorables de la Agencia Andaluza del Agua puesto que hay una parte de los terrenos que son inundables ya que por ellos discurre el Arroyo de La Loba, que recoge las escorrentías de parte de los cultivos de la zona suroeste de la ciudad y que desemboca en la Laguna de Torrox.

Ya en julio, el pleno dio vía libre a la formulación de la modificación urbanística y ahora se ha aprobado de manera inicial el cambio en el planeamiento (se abre así el periodo de alegaciones). La propuesta supone básicamente dividir los suelos en dos partes declarando como no urbanizable la franja clasificada como inundable por el arroyo. El resto de los suelos, mientras tanto, se cataloga como urbano consolidado para el desarrollo de actividades productivas, un cambio que permitirá desbloquear su urbanización. La propuesta ha sido promovida por la firma Williams & Humbert, que cuenta con un proyecto para ampliar sus instalaciones de embotellado con la que asegura que generará unos 150 puestos de trabajo.

En el debate, el delegado de Urbanismo incidió en la inversión de 8,5 millones prevista por la firma bodeguera haciendo que se “consolide su actividad productiva en Jerez”. Así, destacó que este tipo de inversiones de empresas jerezanas contribuye a que estas “no se deslocalicen”.

La propuesta contó con el respaldo de todos los grupos de la oposición. El portavoz del PP, Antonio Saldaña, hizo hincapié en la apuesta de la familia Medina por mantener el negocio en su ciudad. “Este tipo de trayectoria encabezada por Jesús Medina padre supone un ejemplo para la sociedad jerezana. Ellos podrían haber vendido y vivir de las rentas; pero lo que buscaron fue un inversor extranjero y el capital de la sociedad sigue teniendo capital de Jerez”, dijo.

Manuel Méndez, en representación de Ciudadanos, destacó el volumen de la inversión señalando que esta es “una apuesta del sector bodeguero por la marca Jerez”. Acto seguido, dijo: “En Jerez tenemos la bodega más visitada del mundo. Y ahora tenemos una muestra más del respaldo de Williams con la Jerez ampliando su planta de embotellado”.

Ahora bien, una referencia del edil a las críticas de otros grupos al préstamo que la Junta ha concedido a una empresa para que construya un centro deportivo en los terrenos del centro educativo Los Marianistas supuso un conato de enfrentamiento con Ganemos, que se ha mostrado crítica con esta concesión. Así, Méndez auguró que estos comentarios provocan que los inversores “huyan de Jerez”. Kika González, en representación de la agrupación de electores, le reprochó este comentario señalando que “no es lo mismo” una modificación del PGOU que un préstamo con “dinero público”.

Ángel Cardiel se dirigió a la presidencia del pleno tras acabar la sesión; Díaz se marchó sin hablar con el edil de Adelante. Ángel Cardiel se dirigió a la presidencia del pleno tras acabar la sesión; Díaz se marchó sin hablar con el edil de Adelante.

Ángel Cardiel se dirigió a la presidencia del pleno tras acabar la sesión; Díaz se marchó sin hablar con el edil de Adelante. / Miguel Ángel González

Por su parte, Ángel Cardiel agradeció que el punto se retirara la pasada semana para que los ediles tuvieran mejores equipos para consultar el expediente (se ha habilitado un segundo ordenador en la Secretaría con más capacidad). Ahora bien, sí hubo un conato de enfrentamiento con Díaz sobre este asunto cuando el representante de Adelante hizo mención de lo ocurrido la semana pasada en la sesión plenaria. El edil de Urbanismo, en su turno, le contestó que los grupos "ya conocían" el expediente ya que la propuesta de modificación del PGOU ya se llevó a pleno en junio del año pasado. 

El debate fue cerrado por la alcaldesa quien agradeció a la firma bodeguera su “pedazo de inversión” en la ciudad. “Es un apoyo unánime de todo el pleno a un gran proyecto al que tenemos que estar superagradecidos a la familia Medina”, comentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios