Política municipal

Saldaña acusa a la alcaldesa de obstaculizar su nombramiento como portavoz del PP

  • Asegura que su designación no requiere de la unanimidad de los ediles del PP sino que basta con la mayoría

  • El ejecutivo municipal se escuda en un informe jurídico para no tramitar el cambio de la portavocía

  • Antonio Montero, el anterior portavoz, no ha respaldado aún su designación

Antonio Saldaña, durante el pleno del pasado mes de junio. Antonio Saldaña, durante el pleno del pasado mes de junio.

Antonio Saldaña, durante el pleno del pasado mes de junio. / Miguel Ángel González

El líder del PP en Jerez, Antonio Saldaña, ha responsabilizado a la alcaldesa, Mamen Sánchez, de impedir que ya pueda ejercer de manera oficial como portavoz de su grupo municipal y, por ende, cobrar por ello. De hecho, ha asegurado que si continúa sin reconocer su designación, recurrirá la decisión ante la Justicia por "trato discriminatorio".

A día de hoy, esta formación tiene nombrado un portavoz en el Ayuntamiento, aunque a "efectos políticos y económicos" aún no lo sea. El motivo esgrimido por el ejecutivo, basándose en un informe técnico, es que su designación debe estar respaldada por la unanimidad de los ediles del partido. Sin embargo, su elección no cuenta, al menos por el momento, con el apoyo de Antonio Montero, quien ocupaba este cargo hasta hace unas semanas —el edil ya ha causado baja en la nómina municipal al reincorporarse a su puesto de trabajo en el Obispado, aunque sigue siendo miembro del grupo municipal del PP—.

El pasado 11 de junio, tal y como informó este periódico, comunicó al Ayuntamiento que este puesto pasaría a manos de Saldaña en lugar de Montero. El relevo se producía semanas después de que el líder de los populares fuera detenido por la Policía por conducir en estado ebrio, que provocó que su partido lo apartara de la portavocía en la Diputación. Ahora bien, su designación como portavoz en el Ayuntamiento de Jerez no fue por unanimidad de los nueve ediles del grupo municipal, sino por “mayoría” ya que Montero no lo respaldó.

Sin embargo, según lo explicado por el portavoz, la alcaldesa no ha reconocido su ratificación (se debería haber dado cuenta de su nombramiento como portavoz en el pleno celebrado a finales del pasado mes) escudándose en un informe “jurídico” elaborado por un técnico municipal “de su entorno” donde se alega que es necesaria la unanimidad de todos los concejales del partido para elegir al portavoz.

El Reglamento Orgánico del Ayuntamiento, en su artículo 16, establece que, en el momento de constituirse el grupo municipal, se comunicará la designación del portavoz, que puede ser elegido por “mayoría” de los integrantes del partido. Saldaña argumentó que este requisito se cumple, por lo que entiende que no hay argumentos jurídicos que impidan su designación.

En cambio, el informe técnico alega que debe ser por unanimidad, una interpretación que, a juicio del edil popular, “tuerce el derecho” de su formación a organizarse de manera autónoma ya que la unanimidad que se requiere para la constitución del grupo municipal se “ha extrapolado” al nombramiento del portavoz. Por este motivo, anunció que se ha solicitado a la alcaldesa que pida un informe al secretario municipal al respecto, aunque la regidora no ha tramitado la solicitud. De hecho, calificó lo ocurrido como “kafkiano” ya que, al poco de solicitar su designación como portavoz, fue dado de alta en la Seguridad Social por esta labor, aunque días después recibió la comunicación de su baja.

Saldaña evitó cuestionar a su compañero de grupo por no haberle apoyado en el cambio de la portavocía. “Yo entiendo que en un grupo humano se tomen decisiones por circunstancias personales, algo que es totalmente respetable, y no pasa nada. Eso no enturbia la relación; es una decisión comprensible y razonable. Para eso está la democracia, donde las cosas se deciden por mayoría”, aseveró. Acto seguido apuntó: “La organización de los grupos políticos corresponde a los grupos y en el seno del PP las decisiones se adoptan por principios democráticos. Y todos los compañeros, desde Antonio Montero a Rafa Mateos o Jaime Espinar pueden expresar sus opiniones”.

Por ello, volvió a negar que esta problemática con la portavocía sea “un problema interno del PP, sino de Mamen Sánchez”. Así, sentenció: “Mamen Sanchez no me quiere porque sabe que soy un rival duro; está obsesionada porque sabe que le voy a quitar la Alcaldía en 2023.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios