Jerez

Aparece en Andújar la joven de 15 años que se marchó de su casa hace diez días

  • Las personas que la retenían la mandaron en taxi a la comisaría de esa población jienense ante la presión de la Policía

  • La operación policial no está cerrada y se esperan detenciones

La joven María García Molina. La joven María García Molina.

La joven María García Molina.

Comentarios 1

María García Molina, la menor jerezana de quince años, que se marchó de su casa y que fue vista por última vez el pasado martes 11 de septiembre a las 14 horas en la Plaza los Pinos , apareció ayer en la comisaría de la Policía Nacional de Andújar en Jaén.

La joven llegó a la comisaría de la población jienense en un taxi mandada por las personas que, supuestamente, la retenían. Según ha podido saber este medio, la Policía, tras arduas gestiones, logró conocer el paradero de la joven e incluso con quién se encontraba, si bien ayer seguía realizando gestiones para conocer dónde se ha alojado la joven en estos días y dónde están sus supuestos raptores. Todo hace indicar que la presión policial y mediática ha provocado que los supuestos secuestradores de la menor la dejasen en libertad y además con las condiciones impuestas por la Policía, que la dejasen en la comisaría de la Policía Nacional y en buenas condiciones de salud.

José Manuel, el padre de la menor, cree que su hija ha sido engañada con fines que desconoce. "Tal vez la trata de blancas o narcotráfico. Lo que sé es que la han engañado, una niña de quince años es muy fácil de engañar, la han utilizado o vete tú a saber", explica. Además, se ha podido confirmar que las personas que la retenían eran de etnia gitana.

La operación policial aún no está cerrada, se esperan detenciones en los próximos días, cuando se conozca el paradero exacto de los secuestradores. José Manuel espera que los culpables de la desaparición de su hija sean detenidos y condenados por lo sucedido. "Estamos hablando de delincuentes, esto no es algo normal y corriente, tienen que pagar por lo sucedido".

La familia recibió la llamada de la Policía en torno a las 15 horas de la tarde de ayer. Fue entonces cuando le dijeron que la niña estaba ya sana y salva en la comisaría de la Policía Nacional de Andújar. Fue un respiro para toda la familia. Horas más tarde, cuando este medio contactó con el padre de María García Molina, aún no habían podido hablar ni ver a su hija pero aseguraban que se sentían "más tranquilos y aliviados" al conocer el paradero de María.

Por la tarde, los padres de la joven pensaban desplazarse hasta Andújar para recoger a su hija, si bien se desconocía si iban a regresar a Jerez anoche o lo harían en la mañana de hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios