conferencia

"Aprendí a vivir con el dolor y no renunciar a mis sueños"

  • Años después de que a Parages le diagnosticaran Espondilitis Anquilosante y un tumor maligno, cruzó dos veces el Estrecho, entre otros muchos logros

Jacobo Parages posa en la playa. Jacobo Parages posa en la playa.

Jacobo Parages posa en la playa.

Cuando Jacobo Parages tenía 28 le diagnosticaron Espondilitis Anquilosante (EA) y más tarde, en octubre de 2013 un tumor maligno. Ahora, 20 años después, "cuando miro atrás comprendo que estas enfermedades han sido el motor para que mi vida sea más plena de lo que nunca hubiera pensado".

La EA es una enfermedad reumatológica crónica, muy dolorosa, que produce el endurecimiento paulatino de las articulaciones. "Enfermedad con la que desde ese momento debía aprender a vivir. Decidí seguir adelante, aprender a convivir con dolor y no renunciar a vivir a mi manera y a cumplir mis sueños", declara Jacobo. Levantarse de la cama o ir a la cocina por un vaso de agua se convirtieron en pequeñas batallas diarias frente al dolor. No dejó de ir a trabajar. No dejó de conducir. No dejó de viajar. No dejó de nadar. El dolor no fue ni es barrera para cumplir sus sueños.

Hay que despertar a las personas y que sueñen en grande; mi historia comienza con mi gran reto"

Al cabo de un tiempo del diagnóstico comenzó con una terapia biológica para la Espondilitis Anquilosante. "Dependo de unas inyecciones que me pongo cada tres semanas y que me ayudan a controlar el dolor, lo que ha mejorado inmensamente mi calidad de vida. Esto ha hecho que me plantee retos más grandes, me ha permitido seguir soñando y me ha dado la oportunidad de luchar por esos sueños".

En junio de 2013, después de dos años de entrenamiento, cruzó a nado el Estrecho de Gibraltar. Ese mismo invierno le operaron de un tumor maligno y 9 meses más tarde, cruzó a nado los 40 kilómetros que separan Mallorca de Menorca. No paró. En el verano de 2015 volvió al Estrecho y en enero de 2016 ganó dos medallas de Oro en el campeonato de España Master en piscina, en la modalidad de relevos.

"Durante estos años, a pesar de los síntomas y los dolores, me he permitido soñar y luchar por esos sueños. Esto además, me da la oportunidad de compartir mi historia personal con empresas a través de conferencias, talleres de motivación y superación, logro de objetivos, gestión del cambio, gestión del fracaso y clases en distintas escuelas de negocio y universidades", describe Jacobo.

El próximo viernes 16 de febrero, Parages estará en Jerez para dar una conferencia en González Byass sobre la 'Actitud y logro de objetivos'. "Quiero dar claves para asumir los propios retos, porque se pueden conseguir, y de ahí que dé mi testimonio. La historia nace del dolor, pero empieza con mi gran reto. Empieza con éxito", declara Jacobo. En estos años recorriendo España con sus conferencias, le ha sorprendido que "hay muchas personas que no tienen sueños ni objetivos claros. Pero están ahí, hay que impulsarlos". "Debemos afrontar el miedo, algo que compartimos todos los seres humanos. Veo que existe mucho miedo por apostar por quien quieres ser de verdad. Hay que despertar a las personas y que sueñen en grande", remarca.

"No quiero ser coach, lo que hago es dar mi testimonio. Pongo en valor mi propia experiencia, pero no desde una forma académica", subraya. Asimismo, pone en valor que "desde que estoy en esto no paro de recibir mensajes muy emocionantes, personas que han empezado a creer en sí mismas".

"En Jerez van a ver a una persona que ha logrado conseguir sus sueños desde la adversidad", declara Jacobo, quien también firmará ejemplares de su libro 'Lo que aprendí del dolor'. Cabe subrayar que parte de los beneficios irán destinados a la Fundación Unoentrecienmil que está enfocada en conseguir becas de investigación para el cáncer infantil. Las entradas se pueden adquirir en www.eventbrite.es/e/entradas-conferencia-de-motivacion-en-jerez-42193145835.

"Creo que el ser humano no es consciente de que casi no tenemos límites, no hay nada que con esfuerzo y dedicación no podamos conseguir. Cualquiera que sea nuestra dificultad puede ser transformada y convertida en una oportunidad de superación", remarca Jacobo, quien a día de hoy sigue trabajando, conduciendo, viajando y nunca ha dejado de nadar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios