Jerez

“Las familias vienen con necesidades que no se cubren ya con alimento”

  • Cáritas alerta de que la crisis por el Covid-19 aumenta: "Sabíamos que la situación iría a más"

Imagen, del mes de abril, de la nave de 'Costaleros por nuestros mayores', iniciativa que permitió cubrir necesidades básicas los primeros meses de pandemia. Imagen, del mes de abril, de la nave de 'Costaleros por nuestros mayores', iniciativa que permitió cubrir necesidades básicas los primeros meses de pandemia.

Imagen, del mes de abril, de la nave de 'Costaleros por nuestros mayores', iniciativa que permitió cubrir necesidades básicas los primeros meses de pandemia. / Manuel Aranda

Para Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez la primera ola de necesidad por el Covid-19 sigue activa. El coronavirus paralizó el país y dejó aún más vacías las neveras de aquellas familias que ya vivían con lo justo. A pesar de que durante unos meses la actividad económica resurgió, la pobreza sigue anclada en Jerez.

El director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, Juan Pérez, subraya que las mayores peticiones de ayuda “son para pagar recibos de agua, luz, comunidad, alquileres... En los primeros meses de pandemia se pudo contener mucho con el tema alimentos, pero sabíamos que la situación iría a más, de ahí que comenzáramos una campaña de recogida de fondos”.

“El Covid-19 se solucionará con una vacuna, pero el virus económico va a durar bastante. Las personas que llaman a nuestra puerta tienen unas necesidades que no se cubren ya con comida, sino con dinero. Hay un chorreo constante a diario de petición de ayuda”, declara el presidente. Desde que comenzó la crisis por el Covid-19 y hasta el mes de mayo (cuando se levantó el confinamiento), Cáritas duplicó su intervención ante la demanda para cubrir necesidades básicas de familias vulnerables de la Diócesis. De este modo, la entidad atendió a un total de 3.679 familias, tanto a través de las Cáritas parroquiales como de la iniciativa ‘Costaleros por nuestros mayores’.

El 70% de las familias que llamaron a las líneas de teléfono de emergencia habilitadas, no había acudido nunca a Cáritas con anterioridad o no lo había hecho en los últimos cinco años, lo que refleja que esta crisis llevó a una situación límite a muchas personas. Además, el 90% de las solicitudes de ayuda eran para cobertura de necesidades básicas, específicamente para alimentación, higiene personal y limpieza doméstica.

Cáritas ya alertó de que la falta de ingresos de las familias, ya sea por la pérdida del empleo, los ERTE y otras circunstancias, provocaron que la periodicidad de las intervenciones aumentara, ya que mientras que antes había familias que recibían ayuda de forma mensual en sus Cáritas parroquiales, en esta situación límite, la atención fue en numerosas ocasiones semanal.

“Antes las familias tenían pequeños ingresos, pero desde marzo se cortaron y la mayoría no ha vuelto a encontrar un empleo. Tenemos usuarios de dos ‘escalones’, los excluidos y las familias modestas con pocos ingresos que ahora no tienen nada”, declara el presidente de Cáritas.

Pérez reconoce que “todos los estudios que nos iban llegando nos avisaban de que esta situación la veríamos. Políticamente no sé cómo se puede solucionar, pero por parte de la Administración sí se pueden poner algunas soluciones, porque desgraciadamente los acontecimientos van por delante de las decisiones”.

El presidente de Cáritas remarca además que Jerez tiene un problema ‘extra’, “y es la falta de industria”. “Nuestra economía está basada en la hostelería y en el turismo, y ahora ambos sectores están en stand by”. A pesar de que Pérez no quiere ser pesimista en dibujar el futuro, el presidente de la organización remarca que “la cosa está complicada a corto y medio plazo”.

En este sentido, y para reforzar las acciones que ya se vienen realizando desde Cáritas, la entidad espera abrir pronto el nuevo economato de la zona sur, que nace para dar respuesta a la demanda para cubrir necesidades básicas de familias vulnerables de la Diócesis. Por último, Pérez hace un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos para respetar las normas y recomendaciones y así evitar la propagación del virus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios