Agresiones en el ámbito sanitario

Los profesionales sanitarios muestran su indignación por el intento de agresión en San Benito

  • Malestar en el centro de salud por la tardanza en la detención del hombre que amenazó con un arma blanca a dos médicos el pasado viernes

  • Exigen la presencia de seguridad privada

Comentarios 2

Alrededor de ochenta personas entre profesionales y usuarios se concentraron este miércoles al mediodía en el centro de salud de San Benito en repulsa por el intento de agresión que sufrieron el pasado viernes una doctora y un médico residente, que fueron amenazados e intimidados en la consulta por un paciente que llevaba un arma blanca.

Durante la concentración, convocada por el Sindicato Médico, se puso de manifiesto el malestar de los profesionales por lo ocurrido ese día ya que aunque la Policía Nacional atendió a la llamada que se realizó desde el centro y acudió a las instalaciones, los agentes no detuvieron en ese momento al agresor, que de hecho permaneció en el centro el resto de la mañana y llegó a pedir cambio de médico y solicitar una cita con el nuevo facultativo.

La detención de esta persona no se produjo hasta este pasado martes, cuatro días después de los incidentes. Ayer, la propia Policía Nacional confirmó la detención de un hombre de 48 años de edad como presunto autor de un delito de atentado contra funcionario público, por amenazar con un arma blanca a personal sanitario para obligarle a que le recetaran medicamentos psicotrópicos.

Según ha indicado la Policía, "la investigación realizada ha permitido localizar al presunto autor de los hechos, tras ser detenido por los agentes de la Unidad de Reclamados perteneciente a la Brigada de Seguridad Ciudadana. Una vez finalizado el atestado policial, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia".

Agrega que la actuación se ha llevado a cabo atendiendo a la instrucción de la Secretaría de Estado de Seguridad "sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la Salud, que fue suscrito en 2017, creando para ello la figura del interlocutor policial sanitario".

El director del centro de salud de San Benito, Juan Antonio Jurado, señaló que "somos personal sanitario que estamos para ayudar a la población y bajo ningún concepto podemos consentir ningún tipo de agresión". Añadió que los dos profesionales que sufrieron el intento de agresión y que se encuentran de baja laboral, "están bien, pero también preocupados por la sensación de impunidad", en relación al hecho de que la Policía no detuviese desde el primer momento al agresor. "Parecía que aquí no había pasado absolutamente nada, aunque luego, afortunadamente, las cosas se han resuelto de otra forma".

El botón antipánico que hay instalado en las consultas tampoco funcionó ese día

Jurado expresó también el temor de que hechos de este tipo puedan volver a ocurrir y señaló que hay que empezar a adoptar medidas. Se da la circunstancia de que ese día tampoco funcionó el botón antipánico que hay instalado en las consultas para que los profesionales puedan alertar y solicitar ayuda a sus compañeros en el caso de una posible agresión.

El pasado lunes se produjo una reunión con la gerente del área sanitaria,María José Cano y con la delegada territorial de Salud, Isabel Paredes, en el centro de salud de San Benito, en la que se les explicó lo ocurrido. "El compromiso fue que las medidas de seguridad que hay en el centro funcionen. Ese día no funcionaron pero afortunadamente ya lo están haciendo. Al día siguiente estuvieron aquí técnicos informáticos y de la empresa de seguridad y eso se ha resuelto", explicó el director del centro.

Lo que aún está valorando el Servicio Andaluz de Salud (SAS) es la presencia de vigilancia privada en el centro de salud, tal como ha solicitado el Sindicato Médico, los propios profesionales y otros sindicatos, como CSIF, que ayer respaldaron con su presencia la convocatoria de concentración, al igual que la gerencia del área sanitaria, representada por el director médico, Antonio Flores.

Juan Benjumeda, representante del Sindicato Médico, comentó que este año estaba siendo relativamente tranquilo en los centros sanitarios de Jerez, "porque en los sitios con más conflictividad ya se habían puesto guardias de seguridad como en el caso de La Serrana. Ahora tenemos ya solicitado por escrito que se ponga también vigilancia en el centro de salud de San Benito". Benjumeda afirmó, no obstante, que los insultos a personal sanitario se producen prácticamente a diario. "Lo que no es normal, afortunadamente, es que alguien saque un arma blanca en una consulta, como ha ocurrido aquí".

En Jerez, además del hospital, cuentan con seguridad privada los centros de salud de Jerez Sur, San Telmo, y la Serrana, y en el caso de La Milagrosa y Jerez Centro, en el horario en el que están abiertos los servicios de Urgencias. "Lo ideal es que existan guardias de seguridad en todos los centros e incluso en algunos sitios arcos detectores de metales, como ocurre en dependencias de la Junta, en los juzgados o en la Agencia Tributaria", mantuvo Benjumeda.

Pilar Rubio, representante de Atención Primaria de CSIF, lamentó también lo ocurrido y coincidió en que las amenazas, agresiones verbales y falta de respeto hacia los profesionales son diarias. También tachó de “intolerable” que se llame a la Policía, "venga y se deje al agresor aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios