Pandemia del coronavirus La Policía denuncia a 347 personas por incumplir el confinamiento

  • Desde que se decretó el estado de alarma también se ha ordenado el cierre de 64 establecimientos

  • El gobierno local se plantea reducir aún más el servicio de autobuses urbanos por su escaso uso

Un control policial en la rotonda de la avenida de Europa, en La Granja. Un control policial en la rotonda de la avenida de Europa, en La Granja.

Un control policial en la rotonda de la avenida de Europa, en La Granja. / Miguel Ángel González

Desde que se decretó el estado de alarma, la Policía Local de Jerez ha impuesto 347 denuncias contra personas que se encontraban en la calle sin justificación alguna. Además, 64 establecimientos han sido sancionados por incumplir el decreto de cierre.

Los datos han sido aportados este lunes por la alcaldesa, Mamen Sánchez, en una comparecencia donde ha detallado cómo afectará al Ayuntamiento la ampliación de las medidas de restricción de movimientos para trabajadores impuestas por el Gobierno central.

Según la regidora, las cifras de denuncias en la ciudad son un "dato objetivo" que corrobora que los jerezanos "están cumpliendo con el confinamiento". Para corroborar esta afirmación señaló que el número de denuncias impuestas en la segunda semana en estado de alarma (entre el 23 y 29 de este mes) ha sido menor al de la primera semana porque solo se han sancionado a 71 personas. 

Esta circunstancia, a juicio de la regidora, es fruto de una "mayor concienciación ciudadana" sobre el deber de permanecer en sus casas. Por ello, no dudó en afirmar en su comparecencia: "Jerez está cumpliendo". 

Por otro lado, la regidora también aportó datos de viajeros del transporte urbano durante estos primeros 15 días de limitación de movimientos para incidir en el cumplimiento de la orden de confinamiento. Así, tanto las líneas de autobuses urbanos como las de conexión con las pedanías y barriadas rurales han sufrido una notable merma del número de usuarios desde la declaración del estado de alarma.

Durante las dos últimas semanas, los autobuses solo han registrado un 6% de viajeros en relación con los porcentajes de ocupación en días anteriores a la actual crisis sanitaria, un nivel que se ha reducido hasta el 3% durante los fines de semana.

Por lo tanto, el gobierno municipal se está planteando la posibilidad de volver a reducir la frecuencia de paso de autobuses debido al bajo uso que está teniendo en estos días. Aunque el servicio se mantendrá, ya que está catalogado como esencial por el Gobierno central, la alcaldesa explicó que se está estudiando las líneas afectadas y los horarios.

Tras decretarse el estado de alarma, se estableció que los autobuses urbanos funcionaran con el horario fijado habitualmente para domingos y festivos, jornadas en la que hay una menor frecuencia de paso que los días laborables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios