Jornada mundial de la juventud

Días excepcionales de La Candelaria en Madrid con miles de visitas diarias

  • El paso de Jesús de las Misericordias ya se encuentra en la iglesia de San Isidro listo para su salida en el Via Crucis

La exposición de los pasos de las hermandades en diferentes templos, que procesionarán el viernes con motivo de protagonizar las estaciones del Via Crucis que presidirá el Papa, está siendo un de los hitos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), al menos por la respuesta que está teniendo del público que por miles están visitando las iglesias donde se ubican los pasos, entre ellas la de San Isidro donde se encuentra el misterio del Señor de las Misericordias, que desde el pasado lunes está ya preparado para su salida con flores incluidas. Tal es la repercusión, que los cofrades de La Candelaria se muestran sorprendidos y a la vez satisfechos por las muestras de cariño que están recibiendo cada día desde que, a primera hora de la mañana, se abre la colegiata hasta que se cierra ya al filo de la noche. El paso ocupa una capilla lateral, en la que reciben culto las imágenes titulares de la hermandad del Gran Poder y La Macarena de Madrid.

La hermandad ha establecido diferentes turnos para cubrir el horario de apertura del templo y no cabe duda alguna de que esperan ansiosos el momento de poner en la calle el paso.

 Si ya cuando llegó a la iglesia de San Isidro, el pasado sábado a primera hora de la tarde, les sorprendió la masiva presencia de público en las puertas del templo para ver cómo bajaban el paso del tráiler que lo transportó, “no queremos ni pensar lo que sucederá cuando dejemos San Isidro y sobre todo, cuando volvamos después del Via Crucis con nuestros costaleros y con la Sentencia tocando”, manifiesta a este medio una de las personas que componen el equipo de mayordomía.

 Del mismo modo, no se oculta la gratitud por la ayuda y cooperación que muestran en todo momento los responsables de la colegiata, la hermandad allí ubicada y las otras dos que comparten con la de Jerez el templo, El Despojado de Granada y El Caído de Úbeda, que llegó ayer mismo.

“Es indescriptible lo que estamos viviendo; esto es mucho más de lo que esperábamos. En mi vida creí que  sería protagonista de todo esto”, manifestó un emocionado hermano mayor, David Calvo, que definió como “absolutamente extraordinarias” las vivencias que están teniendo en la capital. Cuenta que, desde que se abre la colegiata a las ocho de la mañana, ya empiezan las visitas. “Preguntan mucho sobre el paso y se quedan admirados con el conjunto e incluso se ve la costumbre de aquí de besar el paso. Sencillamente, estamos alucinando” y subraya como un hecho significativo la sorpresa de ver mucha gente de Jerez que vive en Madrid “que se han enterado de que estamos aquí y con emoción ven el paso y nos relatan sus recuerdos sobre la ciudad y sobre la misma cofradía, gente que muestra un enorme interés por los horarios y recorrido del viernes”. En resumen, para David Calvo “el esfuerzo hecho se compensa con creces con todo lo que estamos viviendo aquí, comprobando la fe con la que entra la gente y los peregrinos de todo el mundo que pasan por aquí, que incluso se arrodillan delante del paso. Es una suerte vivir todo esto como hermano mayor”.

Dentro de esa vorágine de experiencias nuevas, la hermandad tiene hueco para actos corporativos. Ayer concretamente llevaron a cabo una ofrenda a la Virgen de La Macarena madrileña, que está de besamanos extraordinario en el  mismo San Isidro y más tarde hicieron lo mismo con la Virgen del Cristo de Mena, de Málaga, que está en la iglesia catedral Castrense.

 Otro acto se ha fijado para mañana a las ocho de la noche, con una misa con todos los peregrinos de la hermandad de La Candelaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios