Elecciones en Jerez Alegría a medias en el PSOE de Jerez

  • Gesto de póker de la militancia socialista ante los ofrecimientos de Iglesias y los lamentos de Rivera

La alcaldesa habla a la militancia anoche en la sede del PSOE. La alcaldesa habla a la militancia anoche en la sede del PSOE.

La alcaldesa habla a la militancia anoche en la sede del PSOE. / Miguel Angel González

A qué engañarse. En el PSOE se esperaban mejores resultados. La apuesta era fuerte, y además provenía del ‘jefe supremo’ Pedro Sánchez. Quien se la juega debe estar seguro de ganarla. Pero no fue el caso.

A las nueve y media el ambiente era mínimo en la sede del PSOE local. Tan sólo Paco Camas, un hombre de base y hasta de revisión de votos en el Juzgado, estaba allí junto a apenas cinco personas.

Fue a las diez de la noche cuando apareció la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez junto a su esposo. Tras ello numerosos cargos públicos del PSOE, como Miriam Alconchel, quien aseguraba que “casi he gastado la APP de tanto usarla” mirando los resultados electorales.

Conforme la sede de la ‘Casa del Pueblo’ del PSOE se iba llenando de apoderados y simpatizantes los representantes de los principales partidos políticos empezaban a desfilar por las pantallas instaladas allí.

De los primeros Pablo Iglesias echando la bronca en el plasma por el auge de la derecha en el Congreso. “Ofrecemos nuestra mano”, dice Iglesias, ante el gesto de póker de la militancia local.

Acto seguido le toca el turno a Abascal, el presidenciable de VOX. La concurrencia socialista no lo recibe bien. Es de esperar. “Tengo ganas de vomitar”, se escucha entre la militancia, mientras otra persona apunta, cuando proclama el primer ‘Viva España’, que “se trata de un mensaje simple para gente simple”.

Seguimiento de datos electorales en la 'Casa del Pueblo'. Seguimiento de datos electorales en la 'Casa del Pueblo'.

Seguimiento de datos electorales en la 'Casa del Pueblo'. / Miguel Ángel González

La primera fila ante el televisor la ocupa Ana Hérica Ramos, Mamen Sánchez y José Antonio Díaz.

Le toca el turno a Ciudadanos. A estas horas de la noche se sabe perfectamente que hasta que no hable el ‘jefe’ no hablará nadie en la sede local del PSOE. El discurso de Rivera se recibe en silencio hasta que alguien proclama “estoy llorando” al escuchar los lamentos del líder naranja ante la hecatombe padecida por su partido.

Son las 23,28 horas de la noche y se espera al principal rival, a Pablo Casado, el líder de un Partido Popular que ha salido enormemente reforzado. “Somos la fuerza tranquila”, dice Casado, y los socialistas de la ‘Casa del Pueblo’ de Jerez se ríen. No llega a la carcajada, pero casi.

El hecho de que el eterno rival haya ganado 22 escaños no gusta absolutamente a nadie. Hay gestos que así lo demuestran. Un veterano socialista se rasca la cabeza en gesto nervioso, otro se ajusta los pantalones. La jugada no ha salido como se deseaba.

Llega el turno de Pedro Sánchez. El líder habla. Los socialistas, con la alcaldesa al frente, asienten. Cada chascarrillo del presidenciable socialista -“no me dejáis hablar”- es recibido con sonrisas y aplausos que no son ni mucho menos estruendosos.

“Nos han encargado hacer gobierno”, dice Pedro Sánchez y es entonces cuando los socialistas jerezanos saben que la tarea que queda por delante es ardua. Han mirado a la pantalla toda la tarde y el panorama no es precisamente halagador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios