Ático sin ascensor

¿Hipoteca fija o variable?

¿Hipoteca fija o variable? ¿Hipoteca fija o variable?

¿Hipoteca fija o variable?

Si ya ha encontrado su casa para comprar y está en el proceso de buscar la hipoteca, habrá comprobado que su banco le ofrece tanto la hipoteca a tipo fijo como la de tipo variable. ¿Qué decisión tomar? Gran dilema, si tenemos en cuenta que nos casaremos con una hipoteca (o con el banco, mejor dicho) que puede durar incluso más allá de la edad de jubilación. A finales de los años 90 recuerdo cómo una entidad bancaria sacó un producto estrella, ¡Hipoteca fija al 9,75% a 15 años!. Entonces, parecía todo una oferta pero si recordamos lo que pasó en los años posteriores, habernos hipotecado a este tipo de interés nos habría costado el doble que con el variable. Pero hoy la cosa es distinta. Las ofertas de tipo fijo actuales varían desde el 1,50 % a 10 años hasta el entorno del 3% a 30 años. Y las hipotecas de tipo variable están en mínimos también ya que la gran mayoría están referenciadas al Euribor que a principios de este año alcanzó su mínimo histórico, el -0,191, y los diferenciales parten desde el 0,89, no exento de vinculaciones, por supuesto. Ante tanto abaratamiento, los márgenes se reducen y la decisión de hipotecarse a tipo fijo o variable no es fácil.

Las hipotecas de tipo fijo se han duplicado en menos de dos años y alcanzan ya el 40 % de las que se conceden. Suponen pagar la misma cuota mensual a lo largo de toda la vida del préstamo, no les afectan las subidas de tipos de interés, pero tampoco se pueden beneficiar de las bajadas. En cambio, las hipotecas de tipo variable están compuestas por un diferencial fijo más un índice de referencia (normalmente el Euribor). De esta manera la cuota mensual a abonar, podrá subir o bajar en función de laevolución de los tipos de interés. Tenga en cuenta que las previsiones son que el Euribor suba.

Las hipotecas a tipo fijo se suelen conceder a menos tiempo, siendo el aconsejado entre 10 y 20 años para no pagar demasiados intereses, mientras que las de tipo variable se conceden hasta en 40 años, dependiendo de la edad del solicitante. No obstante, también se conceden hipotecas fijas hasta 30 años. En esto de los plazos, recomiendo solicitar un plazo amplio para controlar a la hipoteca y no al revés como ocurriría en caso de una situación de crisis económica doméstica, como puede ser una reducción de sueldo, una situación temporal de paro, unos gastos familiares imprevistos, etc.

Así pues, la decisión pienso que tiene que ver más con el perfil personal de cada uno que con las ventajas o inconvenientes de cada tipo de hipoteca. Si es de los que les gusta tener controlados sus gastos, sin sorpresas, evidentemente, el tipo fijo que, además, en mi opinión para el precio que tienen (por el momento) no merece la pena arriesgar en un tipo variable ya que la vida de un préstamo es muy larga. Si, en cambio, considera que tiene una situación laboral estable o empresarial con expectativas de crecimiento quizás su perfil personal se decante por las de tipo variable que a priori pagará menos intereses.

Por último, unos breves consejos: no solicite más préstamo de lo necesario; no destine más de un tercio de sus ingresos al pago de la cuota; alargar el plazo más de lo debido le hará pagar más intereses, pero en cambio se protegerá ante imprevistos durante la larga vida del préstamo; si elige tipo variable analice bien las posibilidades de aumento de ingresos en el futuro ante las previstas subidas del Euribor que dicho sea de paso es el índice oficial que recomiendo; aunque existen unos máximos legales, negocie a la baja las comisiones por cancelación anticipada del préstamo por si tuviere capacidad de ahorro extra en el futuro; e infórmese y asesórese bien antes de la firma de la hipoteca para evitar sorpresas.

Para más información síguenos en city10.net

En Facebook

O envíanos tus preguntas sobre el sector inmobiliario a: jlromero@city10.net