Controles sanitarios para frenar el coronavirus

Jerez busca ser un aeropuerto seguro

  • El aeródromo jerezano ya funciona con el protocolo sanitario para todos los viajeros procedentes del extranjero

  • Controles de temperatura con cámara térmica o la contratación de personal sanitario son algunas de las medidas implantadas

Fernando acaba de aterrizar en Jerez para poder ver a su familia tras el confinamiento. Ha volado desde Londres, cuidad en la que lleva varios años residiendo, en un avión de la compañía Ryanair que partió del aeropuerto de Stanted poco después de las seis y media de la mañana. “Un vuelo normal, aunque extraño”, asegura al poco de salir de la terminal jerezana en referencia a las medidas que ha tenido que cumplir con las medidas de seguridad para tratar de contener la expansión de la pandemia del coronavirus. 

Él, al igual que el resto de los 129 pasajeros que han volado en el Boeing 737 de la compañía irlandesa, no solo han tenido que llevar la mascarilla de manera obligatoria, sino que también, a la llegada a la terminal jerezana, han tenido que cumplir con el protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad y Aena, la compañía que gestiona la red de aeropuertos públicos del país, para los vuelos procedentes de fuera de España.  

El director del Aeropuerto de Jerez, Iván Rodríguez, realiza un recorrido con los medios de comunicación para mostrar los controles implantados en el Aeropuerto, tanto a la salida como a la llegada. El objetivo de las medidas que ya se aplican desde que se recuperaron los vuelos internacionales hace aproximadamente dos semanas no es otro que "garantizar la seguridad de pasajeros y trabajadores de la terminal" y, de paso, aportar su grano de arena a la lucha a la contención de la pandemia.  

Para empezar, todos los pasajeros, tanto nacionales como extranjeros que acaban de aterrizar de un vuelo procedente de fuera de España tienen que presentar el denominado Formulario de Control Sanitario (FCS), un documento donde deben reflejar sus datos personales, una dirección y un teléfono durante su estancia en España para estar localizados en el caso de que sea necesario. Se les pregunta también por cuestiones sanitarias tales como si han estado en algún hospital en los últimos 15 días, si han mantenido contacto con casos confirmados con coronavirus o si han visitado equipamientos públicos como mercados donde se comercializaban animales. Todos estos datos no son gestionados por Aena sino por Sanidad Exterior, el departamento que tiene la competencia en esta materia.

El formulario se puede rellenar antes de viajar a España de manera telemática y solo es necesario mostrar un código (QR) a llegada a la terminal. Si no se ha hecho así, cabe la opción de rellenar a mano justo después de recoger el equipaje y pasar el control fronterizo, en este caso para los vuelos procedentes de territorios no Schengen —son países europeos que tienen sus propios controles, como es el caso de Gran Bretaña—. 

Posteriormente, personal sanitario les realiza un control visual y se les toma la temperatura, justo antes de salir de la terminal, con una cámara termográfica. En el caso de que se declare, se aprecie visualmente algún síntoma de covid-19 o se detecte una temperatura superior a los 37,5 grados, el pasajero pasa a un control secundario, donde ya se le realiza una revisión médica más exhaustiva. En caso de haber sospechas, ya se contacta con las autoridades sanitarias para activar el protocolo establecido para los posibles casos con coronavirus.  

Los controles sanitarios y médicos son realizados por dos empresas contratadas por Aena dentro del convenio de colaboración firmado con el Ministerio de Sanidad para tratar de contener la expansión del virus. Las firmas Quirónprevención e Interserve fueron las adjudicatarias de este contrato para todos los aeródromos gestionados por Aena. “El Aeropuerto de Jerez permanece abierto 16 horas al día, pero el personal sanitario solo es necesario cuando tenemos los vuelos procedentes del extranjero”, señala Rodríguez.

Mientras, para las salidas no hay controles sanitarios pues son los países de destino los que establecen sus normas, aunque la Agencia Europea de Seguridad Europea ha establecido unas normas que, en el caso de España, se han convertido “en ley” tras ser publicada en un Real Decreto, lo que provoca que sea de obligado cumplimiento. Antes de acceder a la zona de embarque, los pasajeros tienen que realizar el habitual recorrido de seguridad donde se escanean los bolsos y maletas y pasan por los arcos de seguridad. Ahora bien, se ha extremado la precaución en este punto para que se respete la distancia de seguridad y hay hidrogeles para ser usados por los usuarios. Eso sí, un operario del aeródromo se encarga de desinfectar, una por una, las bandejas utilizadas por los pasajeros para dejar las pertenencias que no pasan por el escáner.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios