Jerez

Jerez mantiene a duras penas la creación de empresas en el último año

  • En 2019 se creó una treintena de sociedades, todas vinculadas al sector servicios

  • El sector industrial y la construcción, por contra, pierden peso en el tejido empresarial jerezano

El cierre del Supersol de Merca 80 fue de los cierres más sonados de 2019 El cierre del Supersol de Merca 80 fue de los cierres más sonados de 2019

El cierre del Supersol de Merca 80 fue de los cierres más sonados de 2019 / Pascual

Mucha empresa de servicios, algo de energías renovables y poco más. Jerez lleva tiempo vendiéndose como ciudad para invertir, pero los esfuerzos realizados por los últimos gobiernos municipales, salvo en el sector turístico, avivado por la invasión hotelera, no terminan de cuajar en la creación de empleo estable. Con la contratación temporal y, lo que es peor, a tiempo parcial por las nubes, y con más de 25.000 parados a cuesta, el municipio jerezano sigue sin dar con la tecla para atraer inversiones industriales, sector que vuelve a perder fuelle, al igual que ocurre con la construcción y el comercio, transportes y hostelería.

Se siguen creando más empresas de las que se destruyen, pero al aumento de sociedades mercantiles, una treintena en el último año (+0,28%) hasta alcanzar las 11.056, se concentra en el sector servicios, que roza las 9.560 frente a las 9.487 del ejercicio anterior, es decir, 73 más que las computadas al cierre de 2018.

Las empresas del sector servicios representan el 86,5% del total, lo que deja escaso margen para la presencia de sociedades del sector del ladrillo (8,7% y 965 empresas) y la industria (4,8% y 532), actividades ambas que pierden peso en el último año, según la información recabada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Dentro del sector servicios, comercio, transportes y hostelería aglutinan 4.560 empresas, pero pinchan en hueso en 2019, en el que pierden 119 sociedades (-2,5%) de las que reunían el ejercicio anterior, cuando rondaron las 4.680.

El resto de servicios, sin embargo, gana en el último año cerca de 200 empresas, en concreto 191 (+4%), con las queda en puertas de las cinco mil entidades. Las actividades profesionales y técnicas es el grupo mayoritario con 1.928 sociedades y 41 más que las registradas en 2018. Le sigue el apartado de empresas cuyo objeto social se corresponde con otros servicios personales y en el que figuran inscritas 1.077 sociedades y 89 más que en el mismo periodo de referencia. Educación, sanidad y servicios sociales se acerca al millar de empresas en el último ejercicio, en el que suma 17. A mucha distancia se sitúan las actividades inmobiliarias, con un total de 540 empresas en 2019 y 17 más en el último año. Las actividades financieras y de seguros tampoco atraviesan su mejor momento, como demuestra el cese de la actividad de una empresa frente a las que había operativas en 2018, que deja su registro en 322 sociedades. La situación en el sector de la información y las comunicaciones es muy similar, ya que pierden dos empresas en el último año, que cierran con 135 sociedades en Jerez.

En el caso de la construcción, el balance del último año arroja un descenso de 31 empresas –tantas como se crean en total en la ciudad–, que se traduce en una caída de en torno al 3%. Y en el sector de las chimeneas, el que genera mayor interés entre políticos y sindicatos por la mayor estabilidad de su empleo, la merma en 2019 es de una decena de sociedades y el 1,8% menos en términos relativos.

Los datos publicados por el Observatorio Argos, dependiente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) sobre establecimientos con actividad económica –una empresa puede tener varios establecimientos en el mismo territorio, por ejemplo distintos restaurantes u hoteles de una misma cadena– apuntan en la misma dirección. A tenor de dichos datos, al término del último ejercicio había en Jerez 13.441 establecimientos frente a los 13.056 del año anterior, lo que supone un incremento de cerca del 3%.

Ahora bien, los servicios acaparan el 85,5% de la actividad económica con 11.493 establecimientos y 351 más que un año antes, mientras que la construcción, que en este caso crece –hay más negocios pero en manos de menos sociedades– hasta 1.078 establecimientos frente a los 1.004 del ejercicio anterior, apenas significan el 8%. La industria se mantiene a la cola con 870 establecimientos, el 6,5% de los negocios en activo de la ciudad, y cuarenta menos que los computados en 2018.

Entre los cierres más sonados del último año figura el Supersol de Merca 80, uno de los establecimientos de la cadena sacrificados en el ERE que se llevó por delante cerca de una veintena de locales en la provincia y de 300 trabajadores.

Tras el éxodo de las grandes cadenas textiles del casco histórico hacia las grandes superficies comerciales y el cierre de comercios tradicionales que no encuentran relevo entre sus herederos, el turismo, con los hoteles y apartamentos turísticos, como abanderados, y la hostelería como reclamo, mantienen a duras penas el crecimiento de empresas en la ciudad dentro del sector servicios, al que la ciudad se agarra como la única tabla de salvación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios