Adiós a Miguel Primo de Rivera

El ex alcalde fue incinerado ayer y las cenizas serán traídas en breve a Jerez

  • La familia agradece las numerosísimas muestras de condolencia que ha recibido tras el fallecimiento

Capilla ardiente de Miguel Primo de Rivera y Urquijo. Capilla ardiente de Miguel Primo de Rivera y Urquijo.

Capilla ardiente de Miguel Primo de Rivera y Urquijo. / José Ramón Ladra

El que fuera alcalde de Jerez entre 1965 y 1971, Miguel Primo de Rivera y Urquijo, fallecido el pasado lunes en su domicilio de Pozuelo de Alarcón, fue incinerado ayer en el Cementerio Sur de Madrid en la más profunda intimidad y sus cenizas obran ya en poder de su familia, que tiene previsto traerlas a Jerez, como era deseo del progenitor, en breve.

La familia quiso agradecer ayer las numerosísimas muestras de condolencia que ha recibido en estos dos últimos días.

Miguel Primo de Rivera y Urquijo falleció a los 84 años. El nieto de Miguel Primo de Rivera, que gobernó España de 1923 a 1930, y sobrino de José Antonio, fundador de la Falange, murió en su domicilio después de haber estado enfermo en los últimos meses.

Primo de Rivera y Urquijo (San Sebastián, 1934) saltó a la primera línea política en 1965, cuando se convirtió en el alcalde más joven de España al frente del consistorio de Jerez, cargo que ocupó hasta 1971.

En paralelo, empezó a cobrar peso a nivel nacional al ser nombrado en 1967 procurador en Cortes -que mantuvo hasta 1977- y consejero Nacional del Movimiento, a propuesta de Francisco Franco, y cuatro años después, consejero del Reino.

El duque de Primo de Rivera ocupó igualmente el puesto de presidente de la Comisión de Estructura y Servicios Urbanos del Plan de Desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios