Jerez

Los Montes de Propios se ponen a punto para prevenir los incendios

  • Ememsa, adscrita a la delegación de Fomento Económico, ultima los trabajos a pocos días del comienzo del verano · Doce guardias forestales se encargan de la vigilancia de esta finca de 7.000 hectáreas

Comentarios 4

Jerez no acaba ni en el Circuito, por su zona Norte, ni en un campo de golf si nos dirigimos a la Bahía. A más de 50 kilómetros del centro urbano, en pleno Parque Natural de Los Alcornocales se extienden las fronteras del término municipal. Se trata de un paraíso poco conocido por la gran mayoría de los ciudadanos, los Montes de Propios, 7.000 hectáreas de alcornoques, acebuches y quejigos.

La gestión y explotación de este paraje corresponde a Explotaciones de los Montes de Propios Empresa Municipal S.A. (Ememsa), adscrita a la delegación de Fomento Económico y que en estos días previos a la llegada de la estación veraniega ultima el acondicionamiento de los Montes para evitar los tan temidos y destructivos incendios forestales, unos trabajos que se han estado desarrollando a lo largo de los últimos meses y que se enmarcan dentro de los planes de prevención de incendios y de auto protección con los que cuentan los Montes.

Además, al ser parte del Parque de Los Alcornocales, están incluidos en el dispositivo del Plan de Lucha contra los Incendios Forestales en Andalucía, el conocido Plan Infoca. El personal adscrito al mismo, que realiza tareas de apoyo a la prevención de los incendios, se encuentra en los Centros de Defensa Forestal (Cedefo), localizados en la provincia en Alcalá de los Gazules, Algodonales y Los Barrios, y todos ellos coordinados desde Cádiz en el Centro Operativo Provincial (COP). Todo esto, sin olvidar que el Ayuntamiento tendrá listo próximamente el Plan Local de Emergencias para Incendios Forestales, una vez que el nuevo gobierno esté instalado.

¿Se puede decir por tanto que los Montes están protegidos al 100% del fuego? "Para eso trabajamos", indica Miguel Girón, coordinador de la explotación, que destaca el gran estado de conservación que presenta, algo que sin duda ayuda a que en las últimas décadas apenas haya habido incendios, el más significativo, uno que se originó en Alcalá y que llegó a Montifarti. Calcinó unas 1.000 hectáreas del Parque Natural, pero en lo que corresponde a los Montes de Propios sólo se vieron afectadas 20. Así y todo, Miguel recuerda que "aunque el 99% de los incendios están provocados por el hombre, el otro uno por ciento se debe a causas naturales". Así, recuerda que hace varias noches hubo una fuerte tormenta eléctrica que descargó decenas de rayos, todo un peligro ya que de caer en un árbol, el fuego es seguro y, de hecho, no sería la primera vez que sucede en losMontes, aunque siempre son sofocados de inmediato.

En la finca hay actualmente diez guardas forestales, que tienen su residencia allí y que se encargan de velar por que no haya ningún problema. A estos se le suman desde principios de mes otros dos de la Consejería de Medio Ambiente que también realizan tareas de vigilancia. Una de estas personas es Buenaventura Díaz, 64 años, que de 11 de la mañana a 11 de la noche, desde una torreta en el punto más alto de los Montes, el pico de la Gallina (974 metros), vigila desde su privilegiada posición toda la finca. Buenaventura vive en Algar y se conoce cada metro cuadrado de los montes, ya que se ha criado aquí . Buenaventura se turna con otro compañero para realizar la vigilancia desde la torre, de junio a octubre. Justo en el techo se encuentra el llamado Sistema Bosque, un dispositivo que detecta cualquier fuente de calor que se produzca en los Montes a varios kilómetros a la redonda y que está conectada con el Cedefo de Alcalá. Si localizara algún fuego, saltaría el dispositivo y se pondría en marcha el protocolo que, en primer lugar, evaluaría la importancia del mismo.

Trabajos fundamentales de prevención son los cortafuegos, tanto los realizados manualmente como con maquinaria pesada. En total son 150 kilómetros aproximadamente, unos 80 perimetrales y otros 70 interiores. A estos hay que sumarles los aproximadamente 200 kilómetros de caminos que también hacen esta función.

En este sentido, Miguel Girón destaca el hecho de que a la hora de realizar los cortafuegos de manera manual, y tras el desbroce de los matorrales, éstos no se eliminan prendiéndoles fuego de manera controlada como se hace en otras fincas, sino utilizando unas máquinas trituradoras. Hasta aquí llega la concienciación en el tema de la lucha contra el fuego en la finca.

Los elementos preventivos se completan con diferentes puntos de abastecimiento de agua repartidos a lo largo de la finca; un camión anti incendios que la recorre diariamente en horario diurno; y tres puntos de helipuerto para que puedan estacionar los helicópteros de transporte de personal.

Todos estos trabajos preventivos, que en su mayoría comenzaron a finales de año, están culminando ahora, toda vez que el pasado 1 de junio comenzó la época de alto peligro por incendios, que se prolongará hasta el próximo 15 de octubre. Precisamente por eso no será hasta la llegada del otoño cuando se vuelvan a permitir las excursiones en los Montes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios