Jerez

Padilla, operado tras empeorar las secuelas de la cornada de Zaragoza

  • La intervención ha sido en la zona orbitaria y párpado del lado izquierdo, y el nervio lingual

Padilla, operado tras empeorar las secuelas de la cornada de Zaragoza Padilla, operado tras empeorar las secuelas de la cornada de Zaragoza

Padilla, operado tras empeorar las secuelas de la cornada de Zaragoza

Juan José Padilla ha sido intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general el pasado martes, para afrontar el empeoramiento clínico de las secuelas de la cornada en la cara sufrida en octubre de 2011 en la plaza de toros de Zaragoza.

El diestro, que fue operado por el doctor García Perla y su equipo en Hospital Viamed Sor Ángela de la Cruz de Sevilla, y que recibió el alta en el día de ayer– dijo a este periódico que todo ha salido bien "gracias a la Divina Providencia de Dios y al doctor García Perla y su equipo" confiando estar en Pamplona en la Feria del Toro en los homenajes que recibe por los 20 años de su primera salida a hombros del ruedo sanferminero.

Según el parte médico la intervención ha consistido en una cantopexia externa e interna del párpado izquierdo con fijación a tornillo de osteosíntesis para anclaje. Se ha sustituido también la prótesis orbitaria izquierda, ya que había signos de intolerancia que provocaba cuadros de celulitis repetidos. Además de neurolisis y resección de neurona traumático en nervio lingual, también se le ha practicado una infiltración con toxina botulínica en el lado derecho facial.

La evolución es favorable aunque en el reconocimiento previo al alta persiste el dolor, parestesias y calambres linguales pese a la resección del neuroma y de los dos centímetros de nervio lingual, que se espera que evolucione. También hay un empeoramiento del cuadro vertiginoso que presentaba al ingreso.

Ahora, ademas de reposo relativo y dieta de baja masticación, Padilla ha de someterse a las curas post operatorias en la órbita y a lavados nasales. El torero, retirado, aún sigue en la lucha contra las secuelas de aquella terrible cornada y además con ese espíritu de sacrificio y capacidad de sufrimiento que le han impulsado años. Así lo resume: “Vamos para adelante, no queda otra”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios