Infraestructuras

Pago San José, un barrio a oscuras

  • Desde hace casi un año hay bombillas fundidas y en los últimos meses, los vecinos sufren los robos del cableado del alumbrado público · La limpieza viaria y el acerado en mal estado, otras de las denuncias

Cansados de mandar escritos a distintas delegaciones y no obtener respuestas, los vecinos del Pago San José han 'levantado' la voz para denunciar las deficiencias de la barriada. Critican que desde hace años sufren un "abandono absoluto" y que sólo la delegación de Movilidad ha hecho "cuatro cosillas" en la zona como colocar varios discos de tráfico. El presidente de la asociación de vecinos, Diego Navarro, lleva a sus espaldas una larga lucha vecinal y ayer reconoció que "nunca he visto una cosa igual, todo ha ido a peor. Es increíble".

De la larga lista de deficiencias que dijo padecer la barriada, Navarro resaltó la "dejación" del Ayuntamiento en materia de alumbrado público. Desde hace ya unos ocho meses gran parte de la zona se ha quedado a oscuras por problemas en el alumbrado. "Dentro de nada se cumple un año con bombillas fundidas en el interior de la barriada y desde hace cuatro meses, avenidas importantes de la barriada también tienen problemas de alumbrado". Navarro hizo mención así a las avenidas Nazaret, de los Frutos, Mandarina y a la calle José Cabral Galafate. "Ahora en verano un poco menos, pero pasadas las diez de la noche andar por estas calles es meterse en la boca del lobo, y sobre todo, cuando paseas por el interior de la barriada", comentó el presidente vecinal.

Los problemas del alumbrado público no son sólo debido a un material obsoleto, sino que los vecinos denunciaron el "robo de cableado público. Llevamos comprobando desde hace unos cuatro meses cómo se están llevando el material de la zona nueva de la barriada y a pesar de haberlo denunciado no tenemos aún noticias de que se vaya a arreglar".

Pero si el alumbrado público deja a oscuras a la barriada por las noches, los afectados añadieron que ante los problemas que tiene la zona, "mejor ni ver por la mañana". La asociación vecinal criticó así que el barrendero sólo puede ir a limpiar una vez por semana, que los alcorques se encuentran en mal estado, las deficiencias del parque infantil por el robo de parte del vallado y que hay zonas de acerado levantadas varios centímetros por las raíces de los árboles en la avenida de los Frutos. "Precisamente hoy -por ayer- me han llamado de Medio Ambiente para decirme que van a venir a podar, menos mal, porque hemos mandado cuatro escritos a la delegación porque esto parecía una selva", relató Navarro. En cuanto al acerado, una reivindicación histórica, siguen esperando que Infraestructura actúe, una intervención que reclaman desde hace ya "tres o cuatro años. Han venido varios delegados y nada, sólo para la fotito de turno. Nunca hemos visto la barriada tan abandonada, cada año vamos a peor y para que arreglen algo ni te imaginas lo que hay que esperar. Vamos, de vergüenza".

En materia de Medio Ambiente los vecinos también se mostraron muy preocupados por el estado en el que se encuentra una parcela privada sin edificar. "También le hemos mandado escritos a Urbanismo porque los matojos alcanzan el metro y se han secado, un peligro más que evidente de incendio, aquí se puede liar muy grande", declaró Navarro, quien dijo esperar que la delegación de Antonio Saldaña "haga algo pronto porque aquí parece que todo el mundo pasa un kilo de las denuncias vecinales. La excusa de que no hay dinero la dicen para todo, pero señores, tenéis trabajadores municipales sentados mirándose las caras, ¿no saben distribuir bien el trabajo para aprovechar vuestro personal?".

En este sentido, el líder vecinal reclamó al Ayuntamiento que "sea un poco más serio y dé la cara. Cuando se entra en el Consistorio hay que hacer frente a lo que uno se encuentra y afrontar los problemas, si no, apaga y vámonos".

Por su parte, la concejal responsable de Infraestructuras, María José Rúa, con motivo de la presentación del balance del primer año de legislatura, destacó "un alto grado de ejecución" de los trabajos programados, tanto en el viario urbano como en alumbrado público. Rúa aseguró que a pesar de haber sido un año "duro y complicado por las circunstancias que todos conocen, se ha trabajado con responsabilidad, seriedad y eficacia para dar una respuesta real a las demandas de los ciudadanos".

Antes de ofrecer datos concretos de su gestión, la concejal de Infraestructuras recordó la situación en la que se encontraba el área hace justamente un año, con una gestión "totalmente paralizada por problemas de desorganización interna, gran arbitrariedad y falta de criterio a la hora de planificar las actuaciones, además de una nula coordinación con otras áreas y mucha precariedad de medios. Y lo que es peor -añadió- una gran acumulación de demandas ciudadanas sin atender, algunas pendientes desde el año 2009".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios