Sentencia de los Huertos de ocio Pedro Pacheco: "Esta cacería parece que se acaba"

  • El ex alcalde valora la sentencia del último caso por el que tenía que ser juzgado: "Aquello fue una decisión colectiva"

  • Confía en que su situación penitenciaria no varíe tras el fallo del Supremo

Pedro Pacheco, durante una entrevista a Diario de Jerez el marzo del año pasado. Pedro Pacheco, durante una entrevista a Diario de Jerez el marzo del año pasado.

Pedro Pacheco, durante una entrevista a Diario de Jerez el marzo del año pasado. / Miguel Ángel González

El ex alcalde Pedro Pacheco se ha mostrado contundente 48 después de conocer la sentencia del último caso judicial que tenía pendiente, la del caso conocido como ‘Huertos de ocio’. “Esta cacería parece que se acaba”, enfatizó. 

Pacheco se siente víctima de una persecución a su trayectoria política. Y tiene claro cuándo fue el inicio. Así, apunta: “La cacería empezó cuando dije que la justicia era un cachondeo. Aquello me ha traído muchas consecuencias, por supuesto nada positivas para mí”.  

El pasado martes se conoció la sentencia por el caso Huertos de ocio, una investigación judicial que se inició por el desalojo de unos huertos en 2003 en Abiertas de Caulina y que acabó siendo juzgado por la permuta de estos terrenos con un antiguo casco bodeguero junto a la Iglesia de los Descalzos que era propiedad de una firma inmobiliaria. El ex alcalde ha sido condenado a seis meses de prisión por un delito de fraude a la administración al considerarse que la operación urbanística fue irregular. 

No obstante, aún está a la espera de un último pronunciamiento. Así, la Audiencia Provincial debe determinar qué aplicación tiene esta nueva condena. Pacheco disfruta actualmente del tercer grado penitenciario, circunstancia que le permite no tener que estar en prisión, tras haber cumplido buena parte de la pena por los otros casos que fue juzgado. No obstante, confía en que su situación no varíe.

Respecto al fallo judicial, el ex primer edil considera que han ocurrido “cosas extrañísimas”. En este sentido, incide en que el acuerdo de permutar estos huertos de ocio por un antiguo casco bodeguero en el centro de la ciudad fue una decisión “adoptada por mayoría” del consejo de la desaparecida Gerencia Municipal de Urbanismo. “Fue una decisión colectiva”, rememora. 

Así explica: “En aquel consejo había gente que no eran sospechosas de ser ‘pachequista’. Y votó a favor el PSOE y el PP y solo se abstuvo Izquierda Unida”. “Quince años después, la Justicia dice que no debería haberse hecho una permuta sino una subasta. Fueron muchos los que dijeron que sí a la permuta; fue una decisión colectiva”. 

Reconoce que ha sido duro el “calvario” judicial y penitenciario que ha sufrido —“esto no hay quien lo aguante”, rememora— y ya solo espera a que “pase la pandemia para seguir haciendo mis reflexiones sobre lo que está pasando y poder ver más a mis nietos”.  

Al menos, asegura que se consuela con el fin de todas las causas judiciales que tenía pendientes. “El acoso y derribo da sus últimas boqueadas”, concluye.   

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios