ciudad

Peligro a pie de calle

  • Un vecino denuncia al Consistorio por las secuelas que tiene tras pisar una arqueta de la luz y sufrir una fuerte descarga

Era mediados de febrero de 2010 cuando Francisco Ruiz paseaba tranquilo por las calles de su barrio en la zona sur. Había llovido mucho y había zonas inundadas, pero este vecino nunca pensó que ese día lo recordaría durante mucho tiempo. "Pisé una arqueta del alumbrado público y algo estaba mal porque en ese mismo momento sufrí una fuerte descarga", explica Francisco Ruiz, vecino de la barriada La Constitución. Poco más puede recordar de aquellos instantes en los que vecinos de la zona tuvieron que auxiliarlo antes de que llegara la ambulancia para trasladarlo al hospital, donde permaneció nueve días ingresado.

Aquel suceso, que puede parecer lejano en el tiempo, no lo es tanto para este vecino, que aún sufre las consecuencias de la tremenda descarga que sufrió. Su mujer, Ángeles, reconoce que su marido no es el mismo desde que tuvo el accidente y detalla que sufre secuelas "porque la descarga le afectó a la masa muscular y tienen problemas en las manos y en las piernas". Además, tras salir del hospital "estuvo yendo al psicólogo y permaneció cerca de un año sin salir solo, porque le daba miedo".

Tras el suceso, Francisco Ruiz presentó una reclamación al Ayuntamiento, sin embargo, a fecha de hoy no ha recibido respuesta municipal. Así las cosas, el pasado 21 de noviembre volvió a dirigirse al Consistorio para preguntar por el "expediente de responsabilidad patrimonial número 108/2011, iniciado a instancia mía por razón del percance que sufrí el 18 de febrero de 2010 tras pisar una tapa metálica de alumbrado público y recibir una fuerte descarga eléctrica". En el escrito, Francisco Ruiz le recuerda a la alcaldesa, María José García-Pelayo, que "de este asunto me consta tiene usted noticia porque le han hecho llegar comunicaciones mías y de la asociación vecinal 'Blanca y Verde' rogándoles que resuelva el expediente administrativo". Igualmente, este vecino recuerda que ante la falta de respuesta se siente "despreciado a pesar de ser un trabajador jubilado del Ayuntamiento y de haber estado a punto de morir debido al mal funcionamiento de una instalación municipal". Ante este panorama, Francisco Ruiz, de 61 años, se ha visto obligado a iniciar un pleito "metiéndome en unos gastos que no tenía previstos".

Se da la circunstancia, además, de que lo ocurrido a principios de 2010 no ha sido el único episodio por una trampilla presuntamente defectuosa. Así, a mediados de este mes de noviembre un vecino que paseaba con su hijo por la barriada vio como su perro moría electrocutado al pisar otra arqueta en la misma calle. "Esto le ha traído muy malos recuerdos", explica Ángeles, visiblemente afectada.

Tras este último suceso, el Ayuntamiento de Jerez, a través del área de Infraestructuras, solicitó un informe técnico a la empresa concesionaria UTE-Jerez (responsable del mantenimiento del alumbrado público de la ciudad) sobre la situación de la arqueta de la barriada La Constitución. Además, el Departamento de Alumbrado Público requirió a la empresa adjudicataria que "tomen las medidas necesarias con la mayor urgencia para subsanar los desperfectos" que pudieran presentarse y que, en principio, consistirá en "el aislamiento de todos los circuitos respecto a las tapas de las arquetas y el incremento de las medidas de seguridad del Centro de Mando".

A la espera de que se conozcan o se hagan públicos los resultados de estas revisiones, Francisco Ruiz exigió al Ayuntamiento una respuesta sobre lo que él sufrió en primera persona, recordando que "en la barriada viven mis hijos y mis nietos, así como muchísimas personas más, que siguen corriendo peligro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios