Santiago Galván | Delegado de Economía del Ayuntamiento "No hay ni un solo proveedor que esté peor que antes"

  • El Ayuntamiento tarda una media de nueve meses en pagar, dato que según el gobierno está “distorsionada” por las facturas en el cajón

Santiago Galván, durante una rueda de prensa Santiago Galván, durante una rueda de prensa

Santiago Galván, durante una rueda de prensa / Manuel Aranda

El Ayuntamiento de Jerez no logra reducir los retrasos en el pago a sus proveedores. Es, al menos, lo que sigue reflejando el Ministerio de Hacienda cada mes al publicar los periodos medios de pago (PMP) de las entidades públicas. Según el último dato, correspondiente al mes de septiembre, el Consistorio tarda una media de nueve meses en liquidar facturas.  

Ahora bien, el gobierno local considera que este dato está desvirtuado por el elevado volumen de pagos que tiene pendiente de reconocer —las llamadas políticamente como 'facturas en el cajón'—. Por ello, el delegado de Economía, Santiago Galván, recurre a comparar la gestión económica del actual ejecutivo socialista con el popular del anterior mandato: "No hay ni un solo proveedor peor que antes, ni uno".

En el mes de septiembre, el tiempo medio de pago de abono de facturas se situó en los 275 días y ya se estima que en octubre aumente hasta los 333 días, según se recoge en un informe interno económico facilitado por el edil.

Ahora bien, este incremento se atribuye a un doble motivo. Para empezar los más de 60 millones de facturas pendientes de reconocer que tiene el Ayuntamiento supone que se "distorsione", según Galván, el periodo medio de pago . "Los pagos corrientes se están abonando en una media de cinco o seis meses", asegura.

Al no estar reconocidas, no pueden entrar en el procedimiento administrativo para abonarse, de ahí que hagan aumentar el retraso a efectos estadísticos, según las estimaciones del ejecutivo, en unos cuatro meses aproximadamente. Y por otro, en el informe se apunta a una "cierta ralentización en el ritmo de reconocimiento de obligaciones que hace que la deuda no se renueve". 

Por tanto, el responsable de la hacienda local se muestra tajante: "Tenemos perfectamente localizado el problema y seguimos trabajando para reducir las facturas en el cajón; conforme vayamos reduciendo las 'opas' se irá reduciendo el tiempo medio de pago". Asimismo apunta: "No me preocupa este dato de pmp porque fluctúa en función de los ingresos de entrada de dinero y de facturas; lo importante es que a final de año vamos a cumplir con nuestros compromisos en el plan de ajuste". 

Según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda, el Ayuntamiento arrastra unos 49 millones de euros en facturas impagadas, un importe que en toda España solo superan las entidades locales de Madrid (133,5 millones), Granada (79,9 millones) y Barcelona (54,6 millones). Respecto al mes anterior, el débito se ha reducido en unos 462.000 euros.

En el mes abril, el Ministerio de Hacienda comenzó a aplicar un nuevo criterio para la contabilización de la deuda. Así, solo se incluyen aquellas que ya están reconocidas, un cambio que permitió al Ayuntamiento rebajar estos débitos, a efectos meramente estadísticos, de 79,9 a 46,5 millones. En julio, los impagos subieron hasta los 53 millones pero poco a poco fueron decreciendo en sucesivos periodos.

Para hacer frente a este problema endémico de la hacienda local, el edil anunció ya hace un mes su intención de reunirse con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para solicitarle un nuevo plan de pago a proveedores similar al que se aplicó entre 2012 y 2013 con el objetivo de reducir notablemente el volumen de impagos. Por el momento, no hay fecha fijada para el encuentro aunque Galván afirmó que los contactos con el Ministerio son continuos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios